Respuestas a la emergencia alimentaria: agroecología para cambiar un futuro incierto

El Hambre ya estaba ahí

La crisis ha puesto al descubierto la fragilidad de nuestro modelo de desarrollo y ha sacado a la luz que algo tan esencial como una comida adecuada no está al alcance de todo el mundo. Ya en marzo, al comenzar el confinamiento, se pusieron de manifiesto alguna situaciones críticas en el estado de alarma: menores con beca comedor que al cerrar los colegios quedaban sin esa SU comida diaria caliente y nutritiva, los bancos de alimentos en situación complicada porque sus volutanrixs son sobre todo personas mayores que de pronto no podían salir de casa, inmigrantes sin papeles y sin ingresos sin poder realizar actividad alguna, o mayores sin atención, aisladxs en sus hogares. 

El COVID19 no ha hecho sino agudizar los problemas de quienes ya estaban mal y ha alcanzado a nuevos grupos sociales. Las estimaciones del Banco de Alimentos apuntan a que estimó que han aumentado al menos un 30% las peticiones de demanda de ayuda

La crisis ha agudizado el problema y lo ha extendido a nuevos grupos . Pero el hambre ya estaba ahí. El informe de Hambre e Inseguridad Alimentaria en la Comunidad de Madrid, presentado en abril 2020 por el Observatorio para la Garantía del Derecho a la Alimentación-Carta contra el Hambre, lo dice claramente:

Antes del COVID

  • persistía el hambre a pesar de la recuperación económica y afecta al 2,1% de la población madrileña,138.100 habitantes
  • El 14,4% de la población sufría inseguridad alimentaria, 400.000 inseguridad severa y 540.000 inseguridad leve
  • Inseguridad alimentaria va de la mano de la exclusión social y de la inseguridad habitacional. Afecta más a hogares con menores, familias numerosas, población extranjera o de etnia gitana
  • Hay correlación entre desempleo de larga duración e inseguridad alimentaria, pero esta también afecta a personas con empleo. Casi el 30% de españolxs con inseguridad alimentaria severa estaba trabajando la semana anterior.

A la hora de plantear “Los problemas de hambre e inseguridad alimentaria responden a causas estructurales que requieren no sólo actuaciones coyunturales (y de emergencia) en momentos de crisis, sino medidas políticas y económicas de mayor calado para asegurar el derecho básico a la alimentación”

Respuestas solidarias a la crisis

Con el estado de alarma, hubo una rápida reacción por parte de colectivos y entidades. Comenzaron a verse respuestas, con distintos niveles de autogestión y articulación.-    

REDES DE APOYO. La irrupción de necesidades ha ido acompañada de una explosión de  la movilización vecinal autogestionada. Normalmente, a partir de espacios sociales y colectivos ya organizados, redes de solidaridad popular o despensas solidarias. Desde los barrios las redes vecinales de apoyo mutuo de los barrios de la capital han distribuido alimentos a más de 5.800 familias diferentes, que representan a más de 20.000 personas. Cifras importantes, comparándolas con la población atendida por el ayuntamiento de Madrid (30.000 personas) queda clar

COSECHAS SOLIDARIAS. Entrega de cestas de la red de huertos a colectivos vulnerables, Adelfas, 40 fanegas, Alameda de Osuna, Cuña Verde Moratalaz, Esta es una plaza, Huerta Eugenia… hasta Retiro .. 21 huertos, 18 comunitarios y tres municipales participan en esta iniciativa. “alizado un esfuerzo para coordinarse y conseguir que no se echaran a perder todos los cultivos durante la situación de confinamiento y llegue a los hogares que no tienen acceso a una alimentación saludable”

COCINAS SOLIDARIAS. Han surgido varias durante la crisis. Una de ellas, la Escuela de Hostelería Santa Eugenia de Madrid en Santa Eugenia cuenta con un equipo de unos 70 voluntarios para preparar y entregar 2.500 bocadillos («que pesan medio kilo, porque para muchos es su único sustento al día y van con ensaladas y legumbres») y 6.000 comidas diarias, en las que se cuida el equilibrio de carbohidratos, proteínas y vegetales. 

ALTERNATIVAS DE CONSUMO SOLIDARIAS. Grupos de consumo, cooperativas integrales, redes alternativas han aportado parte de sus cestas semanales a cocinas, despensas y redes de apoyo a colectivos que quedan exlcuidos de los cauces institucionales, con especial atención a inmigrantes sin papeles. Ha habido muchos ejemplos, uno de ellos el de La Osa, que implantaron el modelo de cesta colectiva: “cualquier persona puede comprar A COSTE productos de la tienda para dejarlos en la cesta que se entrega en el bar de Adrián para sumar ingredientes a los menús que están repartiendo en el local y en casas a los más vulnerables dentro de los vulnerables”.

Desde 2D-La Osa a Refood

Peticiones en saco roto… lecciones para anticipar el futuro

La respuesta solidari ha sido enorme, las instituciones lo han reconocido. Pero la respuesta surgida de la inmediata necesidad no sustiuye la responsabilidad exigible a lo público. Las alabanzas a la respuesta vecinal contrasta con el rechazo a sus demandas, la Comunidad hizo oidos sordos a la denuncia de los menús Telepizza para menores vulnerables, el Ayuntamiento de Madrid rechaza la petición de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) de abrir con carácter urgente cocinas de centros públicos.

En Madrid Agroecológico abrimos un proceso para conectar agroecología y despensas solidarias y trabajamos con el Observatorio ODA-MAdrid para transformar los modelos de protección “que contribuyan a la soberanía alimentaria en lugar de reforzar el sistema alimentario global que agudiza la desigualdad y las dependencias. Estamos explorando los criterios que tendrían que cumplir estos modelos de protección, por ejemplo en lo que se refiere a control de recursos y toma de decisiones y cómo evitar que la co-gestión de las políticas se asimile a la dejación de responsabilidades desde el sector público”.

Terminamos con un escrito que llega desde la Red de cuidados de La Prospe

No somos la mano de obra barata de las instituciones. No somos la tapadera de las deficiencias de las Juntas Municipales.  No somos los sustitutos de las  carencias de los Servicios Sociales, infradotados desde hace años por las instituciones. No somos el parche que cubre un modelo público jerarquizado, debilitado y mercantilizado que le da la espalda a la vida.

Somos el cuidado ante la adversidad entre los próximos. Somos el afecto vecinal horizontal. Somos la solidaridad como ternura de los pueblos. Somos el impulso que une vidas en cadena de solidaridad. Somos el apoyo mutuo entre el pueblo antes, durante y después de esta crisis #Soloelpueblosalvaalpueblo

El campesinado nos sigue alimentando en la pandemia

Madrid Km0. Cada vez más necesario

El proyecto Madrid Km0 está cobrando estos días más sentido que nunca. Esta cooperativa, que nació hace poco más de un año para facilitar a los pequeños productores de Madrid y alrededores el acceso al mercado de la capital, no sólo ha seguido activa durante la crisis del Covid-19 sino que ha visto incrementado su volumen de trabajo y su razón de ser.

Madrid KM0
Madrid Km0

Durante estos días de confinamiento, una explosión de pequeños productores han contactado con Madrid Km0 buscando buscando apoyo para poder hacer llegar sus productos al cliente final.

Madrid Km0 está dando apoyo al sistema de colmenas (grupos de consumo), para realizar el reparto de los productos puerta a puerta, ya que muchos productores no tienen esta logística.

Próximamente tienen previsto lanzar la Plataforma Web de Productos de Km0, que también será una vía de contacto para facilitar la logística a pequeños proyectos productivos. 

Hasta entonces, aquí os dejamos información sobre este proyecto pionero en la Comunidad de Madrid, imprescindible para conseguir que muchos pequeños proyectos de producción y transformación agroalimentaria, agroecológicos y artesanales, tengan acceso a los canales de venta de los mercados de la ciudad.

¿Qué es Madrid Km0?

Madrid Km0 es una cooperativa de servicios que gestiona un centro logístico para facilitar a los pequeños productores de Madrid y alrededores el acceso al mercado de la capital.

¿Por qué Madrid Km0?

Muchos pequeños proyectos productivos de la Comunidad de Madrid se encuentran con dificultades para afrontar la logística y la distribución de sus productos en la ciudad. Madrid Km0 nace para  solucionar estos problemas. Esta cooperativa tiene como objetivo apoyar la distribución conjunta dentro de la ciudad de Madrid y explorar nuevos canales de comercialización a través de la intercooperación y la creación de un catálogo conjunto de productos de proximidad.

El centro logístico comenzó su actividad en Marzo del 2019. Este proyecto es fruto de un proceso de un año donde diversas entidades del sector agroecológico abrieron una reflexión sobre las necesidades de logística y distribución que habría que abordar para facilitar un salto de escala en los proyectos productivos y de transformación alimentaria.

¿Quién es Madrid Km0?

La cooperativa de servicios se impulsa desde cinco entidades: 

Quesería Jaramera, Ecomarca, Pincelada vinos y aceites y Cerveza Bailandera.

Otras tres entidades colaboran estrechamente con el proyecto:

De Corral, Crica , Panakos

¿Cómo funciona Madrid Km0?

Madrid Km0 se podría definir como un espacio de coworking pensado para resolver las necesidades de los proyectos productivos. Estas necesidades van desde el almacenamiento, espacios para realizar la logística de los pedidos, hasta la gestión del transporte dentro de la ciudad de Madrid.

La cooperativa de servicios resuelve por un lado las necesidades de los proyectos que forman parte de ella y además provee de servicios a todas las entidades que necesiten este tipo de recursos.

Desde su nave en el distrito de Villaverde, Madrid Km0 quiere convertirse en un espacio referente en la alimentación kilómetro cero y de proximidad de la Comunidad de Madrid, contribuyendo a mejorar la sostenibilidad económica y ambiental de los proyectos que formen parte de él.

Os dejamos algunos enlaces:

¿Quieres conocer más de cerca en qué consiste Madrid KM0?

Una jornada en la nave de Madrid Km0, el primer centro logístico para pequeños proyectos agroecológicos de la Comunidad de Madrid.

Agroecología haciendo barrio: cuando comprar es resistir

#QuédateEnCasa #AgroecologíaEnCasa #CompraResponsable

http://madridagroecologico.org/tiendas-y-grupos-de-consumo/

La invisibilización a la que están sometidas las alternativas minoritarias de consumo (grupos de consumo, venta directa, tiendas pequeñas…) se ha acentuado claramente en este estado de alarma.

Si bien, al principio lxs consumidorxs empezaron a hacer grandes compras en los supermercados, dejando de lado las tiendas y colapsando estos primeros, a medida que han ido pasando las semanas una parte importante han vuelto a sus tiendas de barrio referencia o las han descubierto, incluso.

Ante esta situación excepcional, muchas tiendas de barrio han tenido que adaptarse. Han comenzado a entregar pedidos a domicilio porque era la manera de conservar la clientela menos fiel o de conectar con nuevas vecinas que quieren consumir con mayor consciencia sin salir a la calle. Hay tiendas ecológicas han perdido por el camino algún que otro proveedor que ahora no les sirve, aunque han podido encontrar alternativas. Sin embargo, muchas están convencidas de que es tiempo de cambios, de que puede ser una buena oportunidad para el sector y de que hay que apoyarse entre proyectos.

Pequeñas tiendas con grandes intencioness

María, que regenta La Albahaca, una pequeña tienda de productos eco en el barrio de Acacias, lo tiene claro: “estoy abierta a recibir nuevos productos de cercanía de proveedores que necesiten vender sus productos ante la caída de la demanda”. Esta tienda pequeña ha visto reducido su horario considerablemente durante estas semanas y en tiempos de confinamiento lxs clientes hacen cola fuera mientras dentro no se supera el número de 2 personas haciendo su compra. Sin embargo, en estos días algunos productos, como el pan o la harina se acaban enseguida.

Esta zona de Madrid cuenta con una importante densidad de grupos de consumo y hay una cantidad de consumidorxs concienciadxs por encima de la media. Algunxs de lxs grupos han tenido que dejar de repartir o sólo cuentan con lxs proveedorxs básicos, por lo que muchxs de lxs miembros de estos grupos acaban acudiendo a estas tiendas.

La unión hace la fuerza. Un clásico que sigue vigente

Lo mismo le sucede a la tienda ecológica más mítica del barrio más agroecológico de Madrid, Lavapiés. A salto de mata lleva cerca de dos décadas en la calle Doctor Fourquet y ahora es la tienda con la que la cooperativa Cyclos impulsa el consumo agroecológico.

Esta cooperativa también cuenta con el proyecto La Ecomarca, una distribuidora ecosocial que se encarga de coordinar los pedidos para grupos de consumo de Madrid así como el transporte de estos. Cuentan con una importante cartera de proveedorxs agroecológicos y ecológicos de toda la península y trabajan bajo el paraguas de la economía social y solidaria.

La Ecomarca está haciendo un esfuerzo por conservar la normalidad del funcionamiento de esta red de producción y consumo en tiempos de crisis. Para ello han elaborado una pequeña guía de apoyo a sus grupos de consumo, para animarles a seguir, ofrecen a lxs miembros de los grupso de consumo y productorxs justificantes que demuestran que trabajan con ellxs y han puesto a disposición de varios grupos de consumo de Lavapiés, el espacio de la tienda A salto de mata para los repartos semanales de estos. Eso sucede por ejemplo con el grupo Dinameco, que se veía abocado a cerrar durante una temporada cuando empezó esta crisis porque el local donde reparten iba a estar cerrado. Y no sólo eso, La Ecomarca además han apoyado a proyectos madrileños que se han quedado sin clientela, como es el caso de la cerveza Bailandera. Y están dispuestos a abrir las puertas de su furgoneta climatizada a otros proyectos que lo necesiten.

Fórmulas nuevas en momentos excepcionales

Otros grupos de consumo han tenido que utilizar otra estrategia para poder hacer los repartos de verduras y productos básicos. En algún caso de grupos cuyos miembros viven dispersos en diferentes barrios de Madrid, estos se han dividido en nodos localizados de tal manera que en los lugares de reparto el número de personas que recogen las cestas es bastante más reducido y se evita que estas personas tengan que desplazarse más de la cuenta. Eso sucede con el grupo Lluvias Mil de Lavapiés o el grupo de consumo de Pueblo Nuevo, que normalmente recogía en el CAR. Olavide Verde, en el corazón de Chamberí vio cómo cerraba la Casa de Cultura donde repartían, así que han encontrado su propia fórmula, organizando una red de recogida en condiciones de seguridad, en varios puntos del barrio y por las casas de sus integrantes.

Resistiendo al súper

Trasiego es una coordinadora de grupos de consumo afincada en Puente de Vallecas. Este proyecto que echó andar hace unos meses lo llevan Olimpia y Juan Carlos. La idea era no sólo gestionar su propio grupo de consumo, sino también que otros grupos del barrio pudieran utilizar el local y vecinas particulares pudieran hacer pedidos personalizados. Aparte les sirve de almacén de productos no perecederos. La larga trayectoria militante de Juan Carlos en grupos autogestionados y produciendo pan ecológico en Perales, hace que tenga claro que este proyecto es ante todo enfocado a un consumo transformador gestionado por los propixs consumidorxs. En el momento en el que se encuentran, con un parón en la producción de pan, les viene muy bien contar con más proveedorxs en la coordinadora.

Tomás y Villa, responsables de la tienda 2decológico, una pequeña tienda en el barrio de Malasaña llevan años impulsando un proyecto que no ha dejado de crecer. Empezaron coordinando grupos de consumo en domicilios de conocidos y ahora esos grupos reparten en su tienda que abre durante la semana para que las vecinas de Noviciado y alrededores puedan comprar productos de cercanía y de calidad. En 2decológico han empezado a llevar los pedidos de sus clientes a domicilio y están abiertos a recibir producción de nuevxs proveedorxs afines de la región de Madrid. Están en pleno despliegue de su nuevo proyecto, uno de los nuevos supermercados cooperativos que se van a abrir en Madrid en los próximos meses, La Osa, en Tetuán; otro va a ser Supercoop, en Lavapiés. En ambos casos se está trabajando para tener una importante cartera de proveedorxs agroecológicos de cercanía en sus estantes.

Otras tiendas ecológicas como La Biotika, en Antón Martín, la hermana pequeña del restaurante de cocina macrobiótica y vegetariana, o Eco sano Artesano, en Carabanchel, o la tienda especializada en cosmética y jabones es Maravillas de Jabón, en Tetuán, se unen a esta iniciativa que dé facilidades a lxs proveedorxs pequeñxs para vender su producción.

Iniciativas de apoyo a la huerta de autoconsumo en tiempos de Coronavirus

¿Está permitido cuidar las huertas de autoconsumo durante el estado de alarma? 

Nadie parece saber la respuesta, porque hasta el momento no existe un pronunciamiento oficial claro al respecto.

Se trata de una actividad que no está regulada específicamente por el real decreto de estado de alarma ni por sus modificaciones posteriores y que, mientras en algunas zonas se está permitiendo, en otras las autoridades están sancionando a los agricultores. 

Ante esta situación, han nacido diferentes iniciativas y propuestas de la población directamente afectada para visibilizar el problema y aportar soluciones. 

En municipios más pequeños de la Comunidad de Madrid, se busca la alianza de las administraciones locales para que respalden el desplazamiento a los huertos. En Bustarviejo, el colectivo Grupo de Consumo Valbus ha solicitado al ayuntamiento este apoyo a través de este comunicado (todavía sin respuesta al escribir esta entrada). 

En Torremocha del Jarama, la Asociación de agroecología Vega del Jarama, ha elaborado este documento para que las personas socias puedan continuar acudiendo a la huerta a recoger sus productos.

En Galicia se ha regulado la actividad de las huertas, permitiendo a las personas que tengan cultivos o viñas de autoconsumo hacer los desplazamientos imprescindibles para atenderlas (https://www.xunta.gal/dog/Publicados/2020/20200324/AnuncioG0426-230320-1_gl.pdf).

En Valencia o Extremadura, las delegaciones de Gobierno han lanzado oficios para que Policía y Guardia Civil no sancionen a las personas propietarias de pequeñas explotaciones no profesionales.

En Cataluña está permitido ir a recoger productos a los huertos si no están en una segunda residencia.

En la Comunidad de Madrid, ante las múltiples consultas efectuadas por particulares y Ayuntamientos respecto a los desplazamientos a explotaciones agrarias no profesionales durante la duración del estado de alarma,se ha tratado de aclarar la situación con un Comunicado de la Delegación del gobierno en Madrid dirigido a la Federación de Municipios de Madrid (FMM) respecto a la movilidad a explotaciones agrarias o ganaderas no profesionales.

Además, a nivel estatal están surgiendo manifiestos y peticiones para reivindicar el desplazamiento a los huertos y la actividad campesina como una actividad esencial:

  • Manifiesto en defensa de la producción campesina , donde se exige al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación la toma de medidas en consideración de los impactos de la crisis del COVID-19 en la producción agroalimentaria de pequeña escala y el ámbito agroecológico.
  • Campaña #SOScampesinado, que resume las peticiones del manifiesto en este cartel  y propone varias acciones:

1) Presionar a gobiernos locales y autonómicos para que hagan suyo el manifiesto y la manden por registro.

2) Mover la campaña en redes y difundiendo el cartel.

3) Apoyar mediante el consumo a pequeñas producciones locales.

Para completar la visión sobre este tema puedes consultar el artículo de El Salto: Caos como norma en los huertos de autoconsumo durante el estado de alarma.

La lucha campesina, más actual que nunca

mandala de semillas. foto: MAP
  • En el Día Internacional de la Lucha Campesina, aunque confinadas, apoyamos las reivindicaciones de quienes trabajan la tierra.
  • La página web semanaluchacampesina está abierta a tus aportaciones y comentarios.
  • El jueves 17 de abril vamos a participar en el webinar “¿Qué es la lucha campesina”.
  • Desde nuestras casas seguimos apoyando a los pequeños proyectos productivos locales.

Todos los años en Madrid Agroelcológico, junto con las entidades madrileñas que impulsan la soberanía alimentaria, dedicamos nuestros esfuerzos a la organización de la Semana de Lucha Campesina en Madrid, haciéndonos eco de las reivindicaciones internacionales, coincidentes con el 17 de abril, Día Internacional de la Lucha Campesina, en recuerdo de la Masacre de Eldorado do Carajás, en Brasil, en 1996, cuando tropas de la policía militar del estado de Pará asesinaron a 19 campesinas y campesinos que luchaban por el acceso a la tierra y a la justicia.

Este año no vamos a poder sacar el reparto de verduras agroecológicas a la calle, reflexionar juntas en encuentros, proyecciones, actuaciones, talleres… como hemos venido haciendo en los últimos 4 años. Estamos todas confinadas en casa, apoyándonos colectivamente para superar la grave crisis sanitaria generada por el Covid19, pero no nos vamos a quedar calladas. Seguimos actuando donde podamos: en las redes, defendiendo los derechos de los más desfavorecidos; participando en las redes de apoyo mutuo surgidas en nuestros barrios y, sobre todo, llevando a cabo con conciencia una de las pocas actividades que nos permite salir de casa: comprar alimentos apoyando a los pequeños proyectos productivos locales.

Para compartir material de difusión y reflexión sobre las luchas campesinas, lanzamos junto con el resto de colectivos la página web semanaluchacampesina, donde puedes darte de alta, publicar entradas sobre la temática y participar en el foro, para seguir haciendo lo que hemos estado haciendo de forma presencial en ediciones pasadas de la Semana de Lucha Campesina, y que esperamos volver a hacer pronto. El jueves 17 de abril vamos a participar en el webinar “¿Qué es la lucha campesina”, junto con Amigos de la Tierra. Vamos a hablar de la lucha campesina, pero poniendo el foco no solo en lo global sino en que podemos hacer en nuestro propio territorio.

Las campesinas se están dejando la piel en el campo

Las que no se quedan en casa, poniéndose en primera línea en la crisis sanitaria, son las campesinas y campesinos de todo el mundo, que nos proveen de alimentos y sustentan la vida en el campo y en cada rincón del planeta. Son consideradas ahora trabajadoras esenciales, cuando en nuestra sociedad son de los trabajos más infravalorados. A ellas va todo nuestro agradecimiento y aplauso y, ahora más que nunca, el apoyo de sus luchas y reivindicaciones a lo largo del planeta y en nuestros campos de cultivo. 

Propaganda & Conciencia - Gran Om

Si hay una cosa que la crisis sanitaria ha dejado al descubierto es la precariedad y debilidades de la cadena global de suministros, en manos de un sistema agroalimentario globalizado insostenible que se basa en alimentos que recorren miles de kilómetros para llegar a nuestras mesas, distribuidos por multinacionales que dejan a quien cultiva la tierra en una situación alarmante de desprotección y vulnerabilidad.

Si esto es el panorama al que nos tenía acostumbrada la gran distribución en tiempos de pre-pandemia, ahora los nudos han llegado al peine, el rey está desnudo. Son muchas las noticias que nos llegan que revelan el sinsentido del sistema actual y las complicidad sin tapujos entre las grandes empresas y el poder político. Se diseña el estado de alerta eligiendo las soluciones más fáciles, que, casualmente, son a medida de los más poderosos, pero perjudican a las personas que tienen menos poder.

Un ejemplo de ello es la situación de la población inmigrante sin papeles dedicada a la recolección de las fresas en Huelva, que se han visto excluidos de las ayudas al sector, quedando en la sombra y revelando las condiciones de semiesclavitud a las que están sometidas estos trabajadores, como nos cuenta la abogada Pastora Filigrana en este artículo.

¿Cómo nos imaginamos la salida de esta crisis?

A la luz de la respuesta del sistema agroindustrial a la crisis sanitaria, estamos más convencidas que nunca que tenemos que apostar por el apoyo a las campesinas, la agroecología, por los pequeños proyectos productivos locales y por los canales cortos de comercialización. Sólo de esta forma conseguiremos reforzar el sistema inmunitario de la sociedad, redistribuir la riqueza, defender la vida y los intereses del campesinado, paliar los efectos negativos de la globalización en términos ambientales y sociales, generar una sociedad más resiliente y justa.

¡Síguenos y participa en la página web semanaluchacampesina!

Organizan/colaboran

Aupa, Amigos de la Tierra, Asociación Cultural Brasileira Maloka, BAH-Bajo el Asfalto está la Huerta, Ecologistas en Acción-Agroecología, Madrid Agroecológico, Me Planto, RAL-Red Agroecológica de Lavapies, Red de Huertos Urbanos de Madrid, Surco a Surco Teatro de la Tierra

El campo vivo y la agroecología en casa. Campaña de apoyo a la producción agroecológica y las tiendas de barrio.

El campo vivo y la agroecología en casa. Campaña de apoyo a la producción agroecológica y las tiendas de barrio.

La crisis sanitaria y el confinamiento nos ha hecho renunciar a muchas cosas, pero no a la alimentación. Desde el principio ha estado claro que toda la cadena del sistema alimentario es una actividad ESENCIAL. Pero hay agentes de esa cadena a quienes se les ha complicado la situación: proyectos que vendían a través de grupos que han visto cerrar sus lugares de reparto, se han prohibido los mercados al aire libre… y han visto caer pedidos e ingresos. También muchas tiendas de barrio y modelos cooperativos de consumo se enfrentan a dificultades imprevistas. Se han puesto en marcha distintas iniciativas como FrenaLaCurva y reivindicaciones como la Petición al Ministerio de Agricultura en defensa de la producción campesina. Desde Madrid Agroecológico las apoyamos y colaboramos y hemos creado un espacio específico sobre alimentación que compartimos aquí: VER MAPA COMPLETO

Parar la caída de pedidos

Encontraréis en el mapa proyectos agroecológicos, tiendas de barrio y espacios de consumo alternativo. Hemos marcado como destacados aquellos que necesitan apoyo ahora porque han visto caer sus pedidos. Indicamos tanto cuáles pueden hacer reparto a domicilio, como en qué tiendas o espacios distribuyen sus productos. Os animamos a contactar directamente. Los pequeños proyectos productivos agroecológicos de Madrid continúan trabajando en primera línea durante la crisis del #COVID19 para abastecernos de alimentos sanos y justos Esta es una estupenda ocasión para iniciarnos en las redes alimentarias alternativas.

Varios de los proyectos han reforzado la opción de reparto a domicilio, lo veréis indicado en los desplegables y otros están viendo cómo coordinarse para compartir repartos ¡Aupa por su capacidad de adaptación y por su trabajo y cuidados para que no nos falten alimentos!

En los siguientes días, iremos colgando monográficos de cada uno de los grupos de alimentos: Pan, Cerveza, Carne, Verduras, Fruta, Quesos… y también Productos de limpieza. También de las tiendas y espacios alternativos de consumo y de la red kilometro0madrid.

Ante las múltiples crisis: respuestas desde la agroecología, la comunidad y los cuidados

Esta crisis nos está mostrando la importancia del sistema de salud pública y el compromiso de todo su personal, también la importancia de servicios básicos que damos por supuesto, como el agua, la energía, la gestión de basuras… también ha puesto sobre la mesa la importancia de la alimentación y lo vulnerable que es nuestro sistema.

Algo de lo que no se habla tanto es del sistema alimentario como parte del problema e incluso foco de distintas crisis sanitarias. Es el sistema alimentario basado en una agricultura industrial que destruye hábitats y “genera las condiciones para las mutaciones aceleradas de virus”, que hace uso indiscriminado de antibióticos en la industria cárnica, y que se plantea la relación con los ecosistemas en términos puramente antropocéntricos y de explotación.

Frente a ese sistema industrial, seguiremos reivindicando la agroecología y las prácticas que aplican los principios ecológicos a su manejo e interactúan con los ecosistemas próximos. Las respuestas desde la agroecología se basan además en la generación de relaciones de solidaridad, de cuidado mutuo recuperando comunidades.

Seguimos aprendiendo el valor de las comunidades campesinas y los proyectos agroecológicos que nos abastecen, nos alimentan y sustentan la vida.

Alimentación sana y de calidad en la pandemia: alternativas al fast-food para los grupos más vulnerables

Alimentación sana y de calidad en la pandemia: alternativas al fast-food para los grupos más vulnerables

Las familias en situación vulnerable de la Comunidad de Madrid necesitan una alimentación sana. La falsa solución de la Comunidad de Madrid, con menús de Telepizza, de calorías vacías agravan la situación de menores que presentan los peores índices de obesidad infantil. La pequeña producción ecológica local puede ser la respuesta a la emergencia sanitaria y necesita apoyo institucional para afrontar esta  crisis sanitaria y la socioeconómica que le sucederá. Buena parte de la comida para escolares con menú de precio reducido puede salir de las huertas y proyectos productivos agrecológicos de la región.

Buena parte de la comida para escolares con menú de precio reducido puede salir de las huertas y proyectos productivos agrecológicos de la región”. Desde hace días en la plataforma Madrid Agroecológico estamos valorando la capacidad  para ofrecer una alternativa a la fast-food para colectivos vulnerables. Los proyectos periurbanos, complementados por redes agroecológicas en la Vera y la huerta valenciana, pueden aportar de manera inmediata verduras, hortalizas, panadería de calidad y fruta. Quieren mostrar que hay alternativas a Telepizza y la comida basura para alimentar los hogares más vulnerables y denunciar la polémica medida de Díaz-Ayuso, que carece de los mínimos criterios nutricionales en un momento de crisis sanitaria, en el que es más importante que nunca una adecuada alimentación que refuerce el sistema inmunológico.

Alimentación saludable, más importante aún en tiempos de pandemia.

El cierre de los colegios ha dejado en una situación de mayor vulnerabilidad aún a las familias que reciben el bono alimentación escolar por RMI (Renta Mínima de Inserción). En muchas ocasiones el almuerzo en el comedor escolar suponía el único plato nutritivo y saludable para esas niñas y niños.

La respuesta de la Comunidad de Madrid ha sido confiar la elaboración de los menús infantiles de las familias con beca comedor a la grandes cadenas como Telepizza y Rodilla, sin atender a los criterios de nutrición que la misma Comunidad de Madrid recomienda en su Guía de Consejo Nutricional para Padres y Familiares de EscolaresNo han dado ninguna explicación para tomar esta decisión, ni siquiera la mayor capacidad de distribución que las grandes empresas podrían aportar. Ya había una estructura con capacidad para prestar el servicio de comedores escolares, pero despidieron en cuanto se declaró la alarma, desestimando y desvalorizándolos.
En estos momentos de reclusión, las autoridades nos recuerdan que es importante mantener pautas saludables de alimentación, lo que contribuye a mejorar las defensas de nuestro organismo. Sin embargo, la Comunidad de Madrid recurre a empresas con menús muy deficientes, poco equilibrados, que no cumplen los estándares de calidad nutricional, con exceso de procesados, grasas  e hidratos refinados y apenas alimentos frescos. Son menús destinados precisamente a un colectivo que de por sí arrastra los peores índices de obesidad infantil, tal como pusieron de manifiesto los estudios de Madrid Salud en 2017 y 2019.  Sus menús con calorías vacías no harán sino agravar la situación, especialmente si tenemos en cuenta que por el confinamiento, los niños y niñas ven muy reducida su actividad física.

Patata. Ecosecha

Conflicto de intereses: gana la gran empresa.

El miércoles 11 de marzo se cerraron todos los centros educativos de la Comunidad de Madrid y automáticamente el gobierno regional rescindió los contratos con las empresas que prestaban sus servicios. Unos días después Diaz-Ayuso anunció que contrataría a Telepizza y Rodilla.

Desmantelan las redes más justas para los servicios de ámbito público y luego contratan grandes empresas amigas. No es de extrañar que la Comunidad de Madrid se haya lanzado a esta propuesta, pues en nuestra región hay un claro múltiple conflicto de intereses. La Fundación Española de la Nutrición (FEN), que se encarga de evaluar la calidad de la comida que llega a los comedores escolares de la CAM, es una empresa privada promovida por las grandes empresas de la industria agroalimentaria, entre las que están Nestlé, McDonalds, Coca-Cola, Quirón Salud —el gigante de la sanidad privada—, Campofrío, Pepsico y, por supuesto, Telepizza. Algunas de estas empresas se aprovechan de la situación de alerta y de los contactos con la administración regional. La medida de  Díaz-Ayuso, respaldada por el Ministerio de Salud, evidencia una desadecuada atención de los más vulnerables en situaciones de crisis.
Desde las diferentes organizaciones madrileñas por una alimentación justa y sostenible agrupadas en la Plataforma Madrid Agroecológico y Carta contra el Hambre alertamos de esta situación e instamos a la presidenta a abordar la compra pública alimentaria poniendo en el centro la salud de estas niñas y niños. Pedimos a la Administración Regional que cuente con el tejido productivo de las pequeñas empresas, con los proyectos productivos agroecológicos y los servicios de catering de comida saludable, contribuyendo a su viabilidad y a recuperar esos empleos en estos tiempos de crisis.

El puerta a puerta y otros modelos para llegar a los colectivos vulnerables.

Los proyectos agroecológicos están dando ejemplo de flexibilidad y capacidad de adaptación. Su modelo se basa en la venta directa, pero los mercados de calle han desaparecido y han cerrado los centros donde los grupos de consumo hacían los repartos. Ante esta situación se han ofrecido a intensificar los repartos a domicilio: “la gente está cada vez más asustada y no quiere salir, les llevamos los pedidos a casa”, nos cuenta Luis, “también podríamos hacer las entregas a los caterings o a las propias familias beneficiarias del programa”. Estmos habilitando un espacio online para facilitar el contacto con proyectos productivos que ofrecen ese reparto. Pueden además aportar esa  experiencia de micro-distribución para los programas públicos de ayuda alimentaria, llevando la agroecología hasta los colectivos y los hogares más vulnerables.

Hay ejemplos de políticas públicas que han conseguido enfrentar el problema sorteando las grandes empresas y apoyando el tejido productivo local. Es el caso de Getafe, donde el Ayuntamiento ha ampliado el servicio de comida a domicilio para personas mayores y ha  habilitado cuatro colegios para entregar la comida diaria a menores que cuentan con beca de comedor durante el curso, apoyándose para ello en la empresa que realiza las actividades extraescolares municipales, quien hará la entrega de esta comidas mientras los colegios permanezcan cerrados. En la Comunidad Valenciana han optado por ‘vales beca comedor‘ de compra gratuita de productos alimentarios en los establecimientos de las cadenas Consum y Charter.

En la Comunidad de Madrid algunos expertos abogan por un ingreso extraordinario en concepto de necesidades de alimentación, directo a las familias beneficiarias del programa de menús a precios reducidos

Fuera del ámbito institucional, proyectos agroecológicos autogestionados están ofreciendo apoyo a los colectivos más vulnerables:  “las personas migrantes sin papeles de Lavapiés no pueden salir ni vender ahora y están en una situación extrema. Por eso desde la cooperativa agroecológica vamos a socializar las cestas, para entregárselas a través de la red antirracista de apoyo a migrantes Migrapiés” explican desde el BAH!, una de las cooperativas agroecológicas más veteranas de Madrid

 

Lo que nadie cuestiona es que las familias en situación vulnerable de la Comunidad de Madrid necesitan una alimentación sana. La pequeña producción ecológica local puede ser la respuesta a la emergencia sanitaria y necesita apoyo institucional para afrontar esta  crisis sanitaria y la socioeconómica que le sucederá.

Movimientos por la transición ecológica y el derecho a la alimentación nos plantamos ante el Ayuntamiento de Madrid

  • El Ayuntamiento de Madrid lleva 280 días sin convocar la Mesa de Seguimiento del Pacto de Milán
  • Las plataformas agroecológicas y por el derecho a la alimentación, que engloban a más de 40 entidades sociales, se movilizan para que el Ayuntamiento no abandone las políticas por una alimentación saludable y sostenible 
  • Intentaremos hacer llegar acelgas, coles y puerros agroecológicos, hasta los responsables políticos, con el mensaje “soberanía alimentaria por un mundo rural vivo”.

El miércoles 12, en Cibeles, a las puertas del Ayuntamiento de Madrid, las reivindicaciones del mundo agrario se unen a las de grupos ecologistas y agroecológicos, a la de colectivos por el derecho a la alimentación y por comedores escolares ecológicos. Reclamamos al ayuntamiento que no abandone las políticas de promoción de una alimentación saludable y sostenible.  Desde la ciudad se pueden atajar buena parte de los problemas del campo, entre otras cosas, volviendo a dar a los alimentos y a quienes los cultivan y preparan, la importancia que se merecen.

Un Pacto, una Mesa de seguimiento y una estrategia para avanzar hacia una alimentación más sostenible

El Ayuntamiento de Madrid firmó el Pacto de Milán de Políticas Alimentarias Urbanas en 2015. El Pacto ha sido ratificado por 209 ciudades, incluyendo grandes capitales como Washington DC, París, Londres o Kioto, así como varias ciudades españolas. Tras la firma, en 2016 se conformó una Mesa de Seguimiento para impulsar y evaluar los programas y medidas dirigidas a construir un sistema alimentario más sostenible. Su última sesión se celebró el día 8 de mayo de 2019. Justo antes de las elecciones municipales que propiciaron el cambio de gobierno en el consistorio madrileño.
El 17 de octubre de 2019, Madrid Agroecológico, Carta contra el Hambre y la Plataforma Quinta de Torre Arias, entidades sociales que forman parte de la Mesa de Seguimiento remitieron un escrito al Ayuntamiento de Madrid solicitando que convocara la Mesa y diera continuidad a la Estrategia de Alimentación Saludable y Sostenible. La petición se reiteró en febrero, recibiendo como única respuesta la notificación de que las competencias pasaban a ser del Área de Economía. La tercera entrega, el 12 de febrero marca el inicio de otras acciones reivindicativas en las calles de la ciudad.

Reclamando políticas que hacen viable una agricultura ecológica y en condiciones dignas

En este mes, en el que el sector agrario se revuelve y protesta contra su futuro incierto, los movimientos sociales reivindican un modelo de producción y consumo basado en la agroecología que, como reconoce la FAO, es respetuoso con el planeta, ayuda a enfrentar el cambio climático y tiene como objetivo hacer efectivo el derecho a una alimentación adecuada para toda la población. Desde 2016 plantearon ese modelo en la Mesa de Seguimiento del Pacto de Milán y fue en parte recogido en la Estrategia de Alimentación del Ayuntamiento.  Estas dos herramientas han permitido avances más que significativos, situando a Madrid en la vanguardia de ciudades que promueven modelos de alimentación más sostenibles: promoción de una cultura alimentaria saludable y sostenible, derecho a la alimentación, impulso del sector productivo con especial atención al sector agroecológico, canales cortos, compra pública alimentaria sostenible, reducción del desperdicio y gestión de residuos con perspectiva de cierre de ciclos.

Las verduras y alimentos agroecológicos que no llegan a la mesa

Cultivando alternativas desde los barrios”, que comienzan la tarde del miércoles 12 de febrero y que ponen el foco en las 750.000 personas que presentan insuficiencia alimentaria en la región. “II Jornadas por la Justicia AlimentariaCarta contra el Hambre es precisamente uno de las entidades que promueven las
“Traemos a los responsables políticos, las verduras agroecológicos que deberían estar en los platos de los comedores públicos. Las políticas públicas son necesarias para la transición agroecológica que pretendemos… y para mantener un mundo rural vivo” dicen desde Madrid Agroecológico. Esta plataforma integra a productores, redes de consimo. colectivos ecologistas y cooperativas y trabaja desde 2015 por la transición agroecológica en la región de Madrid. Casi en paralelo se constituyó Carta Contra el Hambre, que engloba emtidades vecinales y sociales que lograron que el Derecho a la Alimentación fuera un eje clave en la Estrategia de Alimentación del Ayuntamiento.

Crédito imágenes:  @saragarchi (404ComunicacionPopular)

Suspense en las políticas públicas de alimentación “sostenible”

Fuente: Memoria Estrategia Alimentaria. Ayto Madrid

Cuesta poner en marcha espacios de coordinación en el que se escuchen y dialoguen áreas de gobierno y la sociedad civil. Perder los que habíamos conseguido, es un lujo que no nos podemos permitir, por eso los reclamamos. Desde mayo de 2019 el Ayuntamiento de Madrid no ha convocado la Mesa de Seguimiento de Pacto de Milán. Varias de las organizaciones integradas en la mesa, reclamamos que se convoque y que sigamos trabajando en la transición del sistema alimentario, hacia un modelo saludable, sostenible y justo.

Retomar el hilo: Mesa y Estrategia

La Mesa de Seguimiento de Pacto de Milán, se formó en 2016,  y la Estrategia de Alimentación Saludable y Sostenible se aprobó el 1 de marzo de 2018.  La memoria de 2019 da una visión de conjunto de las medidas y programas que abarca, varias de ellas emanan directamente de propuestas que lanzamos en 2015 junto con otros colectivos, como Agrocomposta o los comedores ecológicos en escuelas infantiles. Desde Madrid Agroecológico seguimos demandando que se dé espacio a la agroecología y profundizar en los criterios de dietas saludables y apoyo a proyectos agroecológicos.

Carta remitida al Ayuntamiento de Madrid en octubre 2019

Las entidades y colectivos ciudadanos abajo firmantes nos dirigimos a la Vicealcaldía del Ayuntamiento de Madrid, presidida por Dña. Begoña Villacís Sánchez, para pedir que se convoque la Mesa de Seguimiento del Pacto de Milán, en virtud de sus Competencias específicas en materia de Coordinación Territorial, Transparencia y Participación Ciudadana. Su delegada, Dña. Silvia Elena Saavedra Ibarrondo, ostenta en concreto la de “impulsar, apoyar el funcionamiento y las actividades de los órganos de participación colectiva, así como dictar instrucciones para la adecuada coordinación de los mismos” (Acuerdo de la Junta de Gobierno de la Ciudad de Madrid de organización y competencias del Área de Gobierno de Vicealcaldía, 2019\53).

El Ayuntamiento de Madrid firmó el Pacto de Milán en 2015. Tras la firma, en 2016 se conformó una Mesa de Seguimiento para impulsar y evaluar los programas y medidas dirigidas a construir un sistema alimentario más sostenible. Su última sesión se celebró el día 8 de mayo de 2019.

La mesa ha permitido coordinar, supervisar e impulsar diferentes medidas para avanzar hacia un sistema alimentario saludable y sostenible, así como  concienciar sobre la necesidad de mejorar la calidad de la alimentación y reducir la huella ecológica del sistema alimentario.

Por todo ello consideramos que la Mesa de Seguimiento del Pacto de Milán es un espacio valioso de coordinación y participación institucional y ciudadana, por lo que reiteramos nuestra petición de reanudar sus sesiones lo antes posible y convocar las áreas de gobierno y las entidades que la constituían.

Estamos a su disposición para aclaraciones y propuestas.

Firmantes: Plataforma Madrid AgroEcológico, Carta Contra el Hambre y Plataforma Quinta de Torre Arias

 

¿Y ahora qué? Asamblea de verano 22 junio

Estrenamos verano asambleándonos y aprovechamos la Fiesta del Sol de Ecologistas, que la combinación fiesta y ambiente festivo, ¡¡nos gusta!!

ASAMBLEA DE VERANO

 22 junio de 16.30 a 19.30 en La ingobernable (c/Gobernador 39), Madrid

Nuestros retos pasan por consolidar las políticas públicas emprendidas y los cambios ejecutados incorporando la agroecología a la agenda política con dotación presupuestaria. Crear una Estrategia regional de impulso de la políticas alimentarias que marque una hoja de ruta interdepartamental. Y trabajar desde la ciudad-región entendiendo la complementariedad entre el incremento previsible de la demanda urbana de alimentos ecológicos, de proximidad y producidos en condiciones justas (promovido desde las políticas públicas), con el aumento de la capacidad desde el mundo rural de proveerlos.

Tenemos un documento de propuestas para gobiernos, emanado de la anterior asamblea de MAE. Se han constituido los nuevos ayuntamientos, la comunidad está a punto… Vamos a planear cómo seguir la incidencia para que las políticas públicas aborden o ahonden en la transición agroecológica… el nivel de incertidumbre es alto ¡pero vamos a seguir ahí!
No lo conseguiremos en todos los lugares, ni lo conseguiremos solas… Así que en esta asamblea trabajaremos:

    • En qué municipios nos centramos
    • Qué hay en los programas de los partidos que gobiernan en lo que nos podemos apoyar para incidir con nuestras demandas
    • Con quién podemos aliarnos para tener más capacidad de incidencia

Si crees que en tu municipio o en tu barrio se dan condiciones para intentarlo, avísanos. Si quieres participar en el proceso, vente a la asamblea o escríbenos y te incorporamos al trabajo. Si tienes sugerencias, son muy bienvenidas
¡Nos vemos el sábado, de asamblea y fiesta!

Seguir leyendo

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com