Asamblea 23S_Articulación movimiento agroecológico

asambkea23_9mdgkolow

 

La asamblea de verano, la haremos justo cuando empieza el otoño. Nos planteamos una asamblea hacia los movimientos sociales. Después de un año trabajando propuestas para políticas públicas, demandando y hablando con las instituciones, nos parece fundamental volvernos hacia la otra pata de Madrid Agroecológico, la de la articulación de los movimientos sociales.

Es pues una asamblea abierta a todas, donde queremos reflexionar juntas cómo coordinarnos con otros colectivos, grupos, organizaciones. Vincular nuestras luchas a las de otros movimientos, apoyándonos mutuamente, logrando sinergias y ampliando el alcance. Porque hay mucho que cambiar.

Será en la Escuela Popular de Prosperidad (Luis Cabrera 19), con el siguiente orden del día

18.30 Acogida

18.45 Presentación grupos y comisiones

19.30 Participación Semana NoalTTIP-CETA

19.45 Autofinanciación y tesorería

20.00 Descanso

20.15 Cómo coordinarnos con otros colectivos/movimientos y ampliar alcance. Dinámica participativa

21.00 Puesta en común Cierre

Retomamos ahora algunos de los temas que salieron en el diagnóstico y que creemos que merece la pena pensar desde las bases sociales, viendo cómo se conectan con inquietudes de otros colectivos y movimientos y cómo podemos trabajar en ellos, con nuestras propias estrategias, más allá de las demandas a instituciones y gobiernos. ¡Trabajando en la soberanía alimentaria desde la autonomía!

Un primer apunte sobre esos temas candentes que proponemos abordar: la precariedad productorxs (atomización, multitarea…), la precariedad de lxs consumidorxs y riesgo de estar apoyando el “capitalismo verde”, el necesario cambio cultural, para generar (entre muchas otras cosas) confianza y compromiso con lxs agricultorxs, alternativas de acceso a alimentos y recursos, con espacios en mercados, espacios de autogestión y nuevas formas de uso (de la tierra y también deinstalaciones), alternativas de financiación y apoyo circuitos económicos alternativos.

Por ambición que no quede, vamos dando pasitos, ¡¡ojalá podamos darlos juntas!!!

BAH, SaS y los espacios de soberanía alimentaria en Madrid

Jornada de trabajo colectivo en la huerta de BAH Perales

Jornada de trabajo colectivo en la huerta de BAH Perales

Agroecología en acción

Hay en Madrid varias iniciativas que integran producción, distribución y consumo de productos ecológicos de huerta, cronstruyendo espacios de relación e intercambio al margen de las reglas del mercado y del Estado. En ellas no tienen cabida palabras como oferta y demanda, precio o ganancia,gestión vertical o jerarquía. Las han sustituido otras más bellas como autogestión, asamblea, compromiso y corresponsabilidad.
Hablamos de Bajo el Asfalto está la Huerta (BAH!) y Surco a Surco (SaS), que desde 2000 y 2002 están demostrando que es posible un modelo alternativo de producción y consumo con el objetivo de avanzar hacia la soberanía alimentaria, a partir de la agroecología, la autogestión y el asamblearismo. Hablamos también de Me Planto o A Casco Puerro. Su modelo organizativo va más allá de los grupos de consumo ecológico tradicionales, ya que no se establecen relaciones comerciales entre las personas productoras y los grupos de consumo pertenecientes a la cooperativa, sino que ambas partes están igualmente comprometidas en un proyecto cuyo objetivo no es el lucro sino la satisfacción de necesidades.

La huerta de los cuidados

Somos conscientes de los problemas que genera el actual modelo de consumo: desigualdad social, relaciones comerciales injustas, destrucción ambiental, problemas para la salud… Las cooperativas intentan construir una propuesta productiva alternativa, que permita cubrir las necesidades de alimentos a la vez que ofrece un ejemplo de que es posible mantener un modelo agrario basado en el respeto al entorno, la solidaridad y la gestión compartida del trabajo y de los riesgos.

Cultivan según los principios de la agroecología, que intenta revalorizar miles de años de saber campesino, que ha sabido adaptase a sus entornos naturales, creando agroecosistemas sostenibles en diálogo con la naturaleza:

  • Cuidan de las semillas, conscientes de que la autogesión de las semillas está en la base de los procesos de soberanía alimentaria y es esencial para asegurarse el control sobre la producción de los alimentos.
  • Cuidan del suelo y los cultivos, con verduras locales y de temporada, tratadas exclusivamente con métodos de agricultura ecológica para cerrar ciclos y combatir plagas y enfermedades.
  • Se cuidan entre ellas también y crean espacios comunes donde escucharse y compartir, porque saben que son las personas que forman parte de estos proyectos (con toda su diversidad), las que harán que sigan vivos.

El avance en colectividad

Tomamos prestado el título de Albert Hirschman, porque su título sintetiza bien el espíritu del BAH y el SaS. En ese “avance en colectividad”, se da desde el principio una relación de compromiso mutuo en la que las personas trabajadoras se comprometen a producir y distribuir las verduras y el grupo de consumo a consumir y participar en la gestión. Todo desde los principios de cooperación, autogestión, asamblearismo, anticapitalismo e inserción en los movimientos sociales.

Tienen un sistema de reparto semanal. Cada martes (o miércoles, según el grupo), reciben una cesta que resulta de dividir la producción entre lxs consumidorxs, de manera equitativa. Las personas del Grupo de Trabajo o Grupo de Güerta se encargan de realizar la planificación anual de los cultivos y constituyen la principal fuerza de trabajo. Reciben una asignación económica, además de la cesta semanal de productos de la huerta, pero sin que esto constituya una relación salarial o laboral de carácter vertical, dado que el capital de la cooperativa es social y la gestión horizontal y asamblearia. La estructura de relaciones de la cooperativa desmercantiliza en cierta medida el consumo, pues el valor de los productos no es el del mercado, sino el que se acuerda entre todas las personas participantes, de manera que se asegure la viabilidad del proyecto. Las decisiones y los problemas se asumen entre todas y todos.

Siguiendo también el modelo de “Agricultura apoyada por la comunidad” CSA, organizan domingos o sábados verdes, jornadas de trabajo colectivo para apoyar al grupo de huerta, que permite a la gente de los grupos de Madrid conocer y establecer vínculos con la tierra que les abastece de alimentos. También organizan Acciones Colectivas, que sirven para difundir este modelo alternativo y la agroecología y para complementar los ingresos obtenidos a través de las cuotas. Porque les parece importante mantener una cuota asequible, y conseguir que el consumo de verdura ecológica no sea elitista. Así que una parte de los fondos necesarios para seguir funcionando no vienen de cuotas individuales, sino de estas acciones colectivas.

De las huertas periurbanas a los barrios

Como se ha visto, en este modelo, desaparecen los intermediarios. Además, por cuestión de principios, consideran que para mantener el carácter asambleario, los grupos no pueden crecer indefinidamente. Por eso cuando el BAH empezó a tener un tamaño considerable, se optó por replicar el modelo con nuevos grupos. En la actualidad hay tres BAH!, BAH-Perales y BAH-San Martín (de la Vega) situados en la Vega del Tajuña y otro más BAH-Galápagos, en Guadalajara. La huerta del SaS está en La Iglesuela (Toledo), en el Valle del Tiétar, a unos 100 km de Madrid.

En cada una de estas localidades hay un grupo que trabaja la huerta, que se articula con varios grupos de consumo en Madrid (o de su entorno más próximo, en el caso de Galápagos). En el SAS son siete los nodos de reparto: Aluche y La Ramona, ambos en el barrio de Aluche, Carapiés y La Karakola en el barrio de Lavapiés, Batán, Villaverde y La Piluka, del barrio del Pilar. En el BAH-Perales hay ocho grupos: en La Prospe en Chamartín, La Elipa, El EKO en Carabanchel, Estrecho y Tetuán y Tirso y Lavapiés en el Centro de Madrid. BAH-San Martín tiene grupos en Lavpiés, Rastro y Aluche. Es habitual que estos grupos hagan el reparto en centros sociales o asociaciones de vecinos, lo que permite a su vez insertarse en las dinámicas de los barrios e ir creando tejido social.

Para participar en el BAH o en el SaS basta con integrarse en uno de los grupos de reparto, recoger la cesta y aportar la cuota mensual, ayudar en el reparto cuando te toque, acudir a la huerta algún domingo verde para cuidar de las verduras que vas a comer, participar en acciones colectivas y asistir a las asambleas, que son los espacios de reflexión y decisión. Además hay distintas comisiones de trabajo para responder a distintas necesidades como el manejo de la contabilidad, la gestión de la salud y los cuidados o la mediación en conflictos internos.

Tanto el BAH como el SaS son, sobre todo un espacio de encuentro y aprendizaje colectivo, posibles gracias a todas y cada una de las personas que los conforman, que contribuyen con su trabajo y sus conocimientos a mantener y mejorar los proyectos. Estas “cooperativas informales”, a pesar de su tamaño reducido, sus problemas y contradicciones, muestran cómo se pueden satisfacer necesidades fundamentales a través de un proceso de organización colectiva, articulado mediante relaciones horizontales. Son ejemplos prácticos y replicables de un modelo de producción y consumo alternativo al impuesto por el capitalismo globalizado; un modelo que antepone las satisfacción de las necesidades de la mayoría de las personas al enriquecimiento de unas pocas y que cuida la tierra y los ecosistemas que sustentan la vida.

Mapa con los grupos de reparto en Madrid:

Para saber más https://www.diagonalperiodico.net/movimientos/bah-diez-anos-produccion-y-consumo-sin-intermediarios.html

Programa de mercadillos agroecológicos_Otoño

Transición agroecológica de un área metropolitana

En torno a la alimentación se van forjando nuevas complicidades entre el campo y la ciudad y múltiples colectivos vuelven su mirada hacia la agroecología como herramienta imprescindible para transitar hacia otro modelo alimentario. Abrir espacios a la agroecología en el área metropolitana madrileña no es nada evidente. En parte, por su propia configuración espacial, pero sobre todo porque es un territorio que intenta situarse en el mapa global desde los servicios, y ha seguido una larga trayectoria de desconsideración hacia los espacios agrarios y el sector primario.
Seguir leyendo

Ideas y palabras. El lenguaje de la agroecología

playa copy
Nos hemos acostumbrado a usar palabras hermosas: justicia social, soberanía, autonomía… y está bien pararse un momento y pensar si nos están sirviendo para comunicar o para confundir. El lenguaje es, cómo no, una herramienta maravillosa para esta reflexión colectiva desde la agroecología en la que estamos embarcadas. Pero ¿nos entienden cuando hablamos? y nosotras, ¿queremos decir lo mismo cuando usamos las mismas palabras?

Seguir leyendo

#‎MadridAgrocomposta‬. Despegue imparable del compostaje

madridagrocomposta

De propuesta a realidad

Que algún día dejaremos de llamar basura a los restos orgánicos, lo tenemos claro muchas. Tan claro, que cambiar el sistema de recogida y tratamiento de residuos fue uno de los temas estrella que surgieron en el proceso participativo de Madrid Agroecológico durante el primer trimestre de 2015. Allí formulamos una propuesta de cara a los gobiernos municipales: Seguir leyendo

500 días de reflexión y acción

MAE_1A4lowMAE_biorres3 A4lowMAE_campanhaA4lowMAE_ComeA4low

MAEaupaA4low

Sembrando en un entorno hostil

Para explicar el valor de la perseverancia, Séneca evocaba el deleite del  hortelano al ver el fruto del árbol que plantó. Estas últimas semanas de interacción con lxs productorxs en los mercadillos agroecológicos, nos han permitido aprender de su paciencia, de su perseverancia y sobre todo  de su no rendirse. Cuando el día no traía lo que habían esperado, no perdían la calma, conscientes de que los mercadillos y el resto de iniciativas tienen mucho de siembra. Sembramos ahora en un entorno hostil, el de la gran ciudad y con paciencia y cuidados iremos viendo las ideas crecer. Seguir leyendo

Escuelas Infantiles con comedores agroecológicos. Proyectos piloto en Madrid

Escuelas Infantiles con comedores agroecológicos. Proyectos piloto en Madrid

EIElSol

Tras hacerse público el compromiso del Ayuntamiento de Madrid como firmante del Pacto de Milán, y tal y como se viene trabajando desde la Comisión de seguimiento del mismo con distintas áreas del Ayuntamiento, desde la comisión de eco-comedores de MAE estamos dando los primeros pasos para que las escuelas infantiles de Madrid dependientes del Ayuntamiento cuenten con comedores agroecológicos. Seguir leyendo

20 años de Futuro Robado por tanto contaminante hormonal

eeaContaminantesHormonales

Jovencitos, vuestros espermatozoides son nuestros argumentos

Sin ánimo de socavar la autoconfianza de nuestros jóvenes, resulta que sus espermatozoides menguantes se han convertido en nuestros argumentos. “Más de la mitad de los jóvenes españoles, un 57,8%, presentan un semen de calidad inferior a lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera normal, ya sea por volumen, movilidad o concentración de espermatozoides. Y eso que se han rebajado enormemente los estándares de normalidad, pues mientras que en 1985 se consideraba normal una concentración de 100 millones de espermatozoides, hoy la cifra se ha reducido a 20 millones  (1). Seguir leyendo

Verano de mercados agroecológicos

IMG-20160605-WA0008Los mercados agroecológicos llegan a las plazas del Centro de Madrid. Cuando hace unos meses varias gentes vinculadas a MadridAgroecológico empezaron a trabajar para conseguir montar en su barrio un mercado con productorxs ecológicxs próximos a Madrid, nos encontramos con un sinfín de trabas. A veces nos preguntábamos por qué si en otras ciudades se puede, en la nuestra no.

Pues bien, poco a poco se fue abriendo camino la idea: fue en el distrito Centro donde encontramos apoyo y ganas de sacar adelante este tipo de mercados. Seguir leyendo

Compromisos del Ayuntamiento de Madrid con una alimentación sostenible. Pacto Milán

pmilan

¿Instituciones y movimientos sociales remando en la misma dirección? Estamos expectantes, porque esta es una de esas veces, en que parece que sí. En octubre Madrid firmó, como otro centenar de ciudades, el Pacto Milan, sobre políticas de alimentación urbana sostenible. El documento coincidía bastante con lo que veníamos reclamando desde Madrid Agroecológico, así que decidimos asumir una línea de trabajo directa para que la firma no quedara en otra más de esas declaraciones de buenas intenciones que no pasan del papel. Seguir leyendo