MOLA mazo gestionar residuos orgánicos en el barrio

Moneda-social-MOLA-Compostaje

¿Que es la Mola?

La MOLA es una moneda social respaldada por el valor del coste de gestión de residuos orgánicos (0’25 € /kg) al evitar que vayan a vertedero. Significa Materia Orgánica Liberada. ¿Liberada? Sí, liberada por vecinas y vecinos de ir a parar al entramado de Valdemingómez.

Esta emisión de moneda sirve para construir una comunidad de intercambio local en barrios o pueblos donde se implemente un nodo de compostaje o de recogida selectiva para agrocompostaje, y las personas usuarias sean capaces de captar comercios y hogares e intercambiar servicios y bienes usados entre ellas mismas, a modo de banco de tiempo.

Se trata de una moneda que activamos desde los movimientos sociales y vecinales y que sirve:

  • como descuento para usar en comercios del barrio donde se active una comunidad de recogida de materia orgánica en el marco del proyecto Madrid Agrocomposta
  • como valor para intercambio de servicios con otras personas de tu comunidad

Situación a la semana de presentación

En la primera semana, desde su lanzamiento el 12 de septiembre, se han registrado 125 personas usuarias, 2 hortelanos de la asociación de productores agroecológicos AUPA, 9 comercios de barrio de Hortaleza (4 tiendas de barrio, 1 cervecera, 2 hortelanos, 1 proveedor de servicios de terapia natural y 1 gimnasio).

comercio adscrito a la MOLA

comercio adscrito a la MOLA

 

La masa emitida de monedas MOLA por el momento es de 2.500 correspondiendo al compromiso de las 125 familias “veteranas” que participaron en el piloto de gestión de materia orgánica Madrid Agrocomposta y al nodo de compostaje de barrio. A cada una se le adelantan 20 MOLAs equivalentes a un compromiso de  80 kilos de materia orgánica separada en el próximo cuatrimestre, lo que con el número de usuarios inscritos supone un volumen actualmente comprometido de 10 toneladas de materia orgánica con la garantía de que no irá a vertedero ni incineradora ni requerirá quemar gas o petroleo para ser transportada a los 15 km que dista el centro de Valdemingomez.  El tratamiento en compostera implicará disponer en el colegio de un proceso biológico con alto potencial educativo y por supuesto un resultado final en el que se obtienen 4 toneladas de compost de alta calidad ( clase A) apta para cultivos de certificación ecológica.

Herramientas de oferta y de intercambio

Las ofertas de servicios se están realizando provisionalmente en facebook y los intercambios en la aplicación movil clickoin con la que estamos colaborando desde el comité de la MOLA integrado por productores, asociac EBR y las personas responsables de los nodos de emisión. La herramienta posibilita registrar  y monitorizar los movimientos y contabilizar los saldos de los usuarios inscritos.

Frente a la especulación alimentaria, una moneda para la transición de sistemas alimentarios

Hay fondos de inversión que se construyen sobre la especulación alimentaria, por ejemplo en la bolsa de Chicago, en este caso sobre los compromisos de separación y recirculación agroecológica de la materia orgánica. Otro mundo es posible.

photo5915628709740652919

Los movimiento sociales seguimos produciendo políticas públicas, porque lo público, es ante todo, un procomún que recuperar.

Los próximos pasos:

  • En octubre estamos planteando iniciar mercadillos de productores mixtos con mercadillos de segunda mano donde las familias del barrio puedan ir a comprar y vender en Molas los objetos usados.
  • Son varios los barrios que están iniciando los pasos para incorporarse cuando pase el primer mes en Hortaleza y evaluemos y relancemos la experiencia: Chamartin y la Alameda de Osuna entre otros. Para participar es necesario que haya un nodo de compostaje comunitario o de recogida de MadridAgrocomposta, y que algunas personas quieran dinamizar el nodo de MOLA con el comercio local.
  • Nuestro objetivo es que para mediados de 2018, distritos o el ayuntamiento acepten la MOLA como moneda descuento (bonificación) para el pago de tasas o servicios municipales (bicimad, bonometro, actividades varias), como ya se hace en otras ciudades con las monedas sociales como “la turuta” de Vilanova i la Geltru.

Apuntes sobre la reforma de la PAC

Existe un notable consenso por parte de los movimientos agroecológicos y ambientalistas en torno a las reivindicación de un único pilar para la PAC 2020. Este pilar único tendría tres peldaños de sucesiva menor cuantía económica y mayor co financiación.

El primer peldaño, equivalente al primer pilar, se referiría al pago básico en el sentido de implementar un pago verde mejorado (‘greening enlarged’) y un tope de ayudas y superficies (‘capping’).

El segundo peldaño (asimilable al segundo pilar o Desarrollo Rural) es co financiado por los agricultores o propietarios rurales; se incluyen medidas agroambientales que deberían pasar a modularse en forma de “transición agroecológica” y Red Natura 2000, entre otras ayudas a razas autóctonas, bancos de tierra y semillas, contratos de finca, etc. Este segundo peldaño debería incrementar su presupuesto a costa del ‘capping’ del primer pilar.

El tercer peldaño (no formulado aún con propiedad) deberían ser medidas destinadas a reconstruir sistemas alimentarios locales, co financiadas con administraciones locales, en el sentido de circuitos cortos, mercados de proximidad, huertos comunitarios sociales, alfabetización agroecológica y otras medidas publicas locales como la contratación de dinamizadores agroecológicos que faciliten la transición.

Es sin embargo probable que la reforma en curso se conduzca conforme a las tendencias neoliberales y de apoyo a las grandes fincas a modo de “más de lo mismo, o peor aun”, y que se mantengan los dos pilares con soluciones aún menos equitativas que las de la actual PAC 2014-2020.

Es probable que se produzca una ‘financiarización‘ de la PAC en el sentido de hacer servir las ayudas para cubrir (vía compañías de seguros que ya se están frotando las manos) los riesgos de oscilaciones de precios. La ayuda dejaría de ser a la cabeza de ganado (PAC 2000-2014), o a la hectárea (PAC 2014-2020) para ser para el “precio”.

En este escenario de “més de lo mismo o peor aún” tendríamos que convertir el tercer peldaño en un tercer pilar de sistemas alimentarios locales, no financiado desde la PAC, sino desde una reorientación de las competencias de las administraciones locales en la linea de lo que ya están haciendo los grandes municipios firmantes de Pacto de Milán, o los municipios más rurales y agrarios como los de la red TERRAE.

static1.squarespace.com