Grupos de consumo para apoyar la agricultura campesina

¿Cómo construimos alternativas al modelo alimentario globalizado? ¿Se trata de replicar prácticas autogestionadas como las cooperativas y grupos de consumo, multiplicándolos por los territorios? ¿O sería mejor dar un salto cualitativo, con modelos de mayor escala? El debate surge una y otra vez, y viendo el panorama, seguro que hay espacio para ambas opciones y ambas son necesarias. Proponemos en este artículo algunas lecturas que nos dan pistas sobre cómo se organizan, consiguen recursos y trabajan en red los grupos de consumo JUNTO a las productoras en Francia.

Organizarse construyendo alternativas

De todos los nombres posibles, aquí probablemente nos quedamos con el más insulso: Grupos de consumo. En Italia son grupos de compra solidaria y  están completamente imbricados en la red de Economía Solidaria; en Francia son asociaciones de apoyo a la agricultura campesina (AMAPs), y en el mundo anglosajón, agricultura apoyada por la comunidad.

Dejando a un lado el déficit poético del nombre, hay otros temas más importantes que resisten mal la comparación con nuestros vecinos: Por ejemplo, mientras que en París, los grupos de consumo (AMAPs) tienen dificultades para encontrar productores agroecológicos con quienes asociarse para llenar la cesta de la compra, (no hay suficientes para tanta demanda), aquí en Madrid, las productoras ven cómo caen los pedidos desde grupos de consumo y que se pierde esa relación de cercanía y solidaridad en la que se basaban sus proyectos. Sucede a la vez que aumentan los mensajes de gente, de colegios, incluso de restaurantes con interés en relacionarse con productorxs de la región; también nos escriben gentes que se plantean iniciar proyectos agrarios y hasta algún municipio que le da vueltas a mercados agroecológicos y a la dinamización agraria.

Aprender de lo que funciona: AMAPs, apoyo a la agricultura campesina

Desde la plataforma Madrid Agroecológico, vemos que los ingredientes están ahí, pero ¿qué falta para conseguir un buen guiso? Para darnos pistas, Julie, recién llegada de Normandia para hacer prácticas con nosotras, nos explica los entresijos de las AMAPs, esas que parece que funcionan tan bien en el país vecino del norte ¡gracias, Julie! El informe completo lo podéis descargar en este ENLACE y aquí os contamos algunas ideas destacadas:

  • Objetivos explícitos: mantenimiento de una agricultura campesina destinada a favorecer unos métodos tradicionales y ecológicos frente a la agroindustria cuyo objetivo es compartir las cosechas semanalmente y basada en un contrato de confianza y solidario que garantiza la distribución de proximidad
  • Compromisos explícitos, que están en una Carta de las AMAPs que tienen que ver con lxs productorxs tanto como con lxs consumidorxs que han de firmarlos. Se refieren a aspectos económicos, éticos, sociales… solidarios (consumidorxs comparten los riesgos vinculados a la actividad campesina. Si la cosecha es buena, reciben más productos, y si es mala por cualquier causa natural, también participan de las pérdidas recibiendo menos productos). También a los aspectos asociativos, se asignan las responsabilidades
  • Trabajo en red. Los grupos (AMAP) se inscriben en la red regional que les corresponda  y en la red nacional
  • A través de la red de AMAPs, consiguen ayudas, como los fondos de garantía (una palanca bancaria para facilitar el acceso a un crédito a un/a campesino/a) o garantía solidaria de los créditos. Tienen diversas fuentes de recursos y mecanismos de financiación solidaria

Lucha anticapitalista o comunidades naturales de consumo

Un nombre insulso como Grupo de consumo, esconde un espectro de formas organizativas e ideologías de lo más variopinto. Para la CNT y grupos autonomistas, los grupos de consumo tienen un interés estratégico en la lucha anticapitalista. En su modelo no diferencian entre consumidores y productores, porque no quieren reducir el grupo “a una mera actividad mercantil. El agricultor participa de las asambleas y de la vida orgánica del grupo”. Hablan de transformación social desde la praxis y no es fácil, aunque hay experiencias en marcha que lo intentan (algunas bien próximas ya las explicamos en otra entrada).

Podríamos hacer el ejercicio de acercarnos a algún reparto de Farmidable o La Colmena Dice Sí y preguntarles si se sienten parte de la lucha anticapitalista. Por lo que leemos en sus páginas web, podríamos encuadrarlos más bien como  entidades que trabajan con lo que consideran “comunidades naturales de consumo” en centros de trabajo o en colegios, o en barrios. Parece que se trata de acercar producción y consumo, sin entrar en trasfondos ideológicos. Un trasfondo ideológico, que sin llegar a la radicalidad de los adalides de la “lucha anticapitalista”, que parece más presente en los grupos de consumo con cierta trayectoria (ver mapa), sobre todo por lo que se refiere a aspectos de ecología y sostenibilidad ambiental. Con frecuencia, quienes entraban en un grupo de consumo, acababan extendiendo su conciencia ecológica a otros campos y les permitía “sentirse partícipes de la construcción de alternativas desde lo colectivo“.

Los formatos de grupos de consumo se diversifican y la oferta de productos ecológicos en canales tradicionales, se multiplica. Pero hay maneras de evitar que todo acabe reducido a un tema de oferta y demanda, de consumo y organización; seguimos buscando maneras de apoyar transiciones agroecológicas complejas, basadas en el bien común, y seguiremos explorando vías que nos permitan apoyarnos mutuamente, compartir recursos, aprovechar potenciales y desarrollar capacidades.

 

 

Contagio colectivo: Construimos soberanía alimentaria desde el consumo

Nos bombardean con llamadas a una alimentación saludable y la oferta de alimentos ecológicos aparece en cada esquina. Pero seguimos pensando que esos mensajes que apelan a nuestra capacidad de compra con una visión individualista de la salud, son simplistas y excluyentes. Son complacientes con el sistema que genera desigualdades y opresión y no nos llevarán a los cambios estructurales que hacen falta. Así que convocamos un encuentro entre colectivos, proyectos y gentes de espíritu inquieto, para un ejercicio de ideación conjunta de estrategias con las que expandir alternativas desde la soberanía alimentaria en nuestros barrios (y pueblos)

¿Se puede contagiar la soberanía alimentaria con activismo?

Está cambiando el panorama, han surgido alternativas más fáciles y se multiplican franquicias Eco, las productoras ven caer los pedidos desde los grupos de consumo y algunos de los grupos más comprometidos flojean. Podría parecer que estamos ante un cambio de “época” y sin embargo, creemos que esas opciones “fáciles” no nos van a llevar a la soberanía alimentaria ni a la justicia social, no nos van hacer salir de este modelo que expolia, expulsa y explota a los más débiles. Así que mejor que rendirnos, ¿por qué no pensar juntas estrategias, por qué no apoyarnos mutuamente y por qué no aprender de lo que funciona… y de los errores?

Seguimos intentando reaccionr para que “el espacio del consumo con conciencia ecológica no lo ocupen las grandes cadenas con sus lineas eco, o nuevos operadores, de menor tamaño, pero que reproducen patrones individualistas, consumistas y continuistas con el modelo excluyente y desequilibrado actual, en el que no tenemos control sobre nuestro sistema alimentario”.

Por todo eso, nos convocamos al encuentro del 27 de enero, queremos dedicar un espacio a explicar las redes que funcionan y a pensar estrategias para los colectivos más aislados, en zonas donde no hay un tejido tan potente de grupos de consumo. Queremos explicar y entender otras alternativas (economatos, sellos participativos, gestiones solidarias, karakolas… ).

Objetivos y organización

Así que el 27 de enero seguiremos trabajando en lo que nos planteamos en el encuentro de marzo 2017 y que reafirmamos en julio:

  • Facilitar el desarrollo e intercambio de recursos y visibilización de alternativas (mapeo, webeteca, foro, agenda )
  • Desarrollar campañas coordinadas de sensibilización (ligada a centros sociales y vinculados al anticapitalismo)
  • Mejorar nuestro conocimiento de modelos alternativos de producción-consumo

y nos añadimos un objetivo más:

  • Definir una hoja ruta para grupos aislados, que pueda servir para desplegar una “estrategia de contagio” en el barrio.

El encuentro, de 16.30 a 20.00 se estructura en dos grandes bloques:

A) ESTRATEGIA DE CONTAGIO EN LOS BARRIOS Mapeo alternativas, tipología de zonas, redes, materiales compartidos… para pergeñar una hoja de ruta

B) CAMAPAÑAS Y AGENDA compartidas

Si vas a venir, o te gustaría, pero no puedes, apúntate aquí, te mantendremos al tanto de lo que trabajemos ¡y nos ayudará a organizarnos!

Herramientas para reconocer y decidir: el mapeo

Comenzamos en otoño a actualizar el mapeo de la producción y consumo agroecológicas en la región. Durante mucho tiempo el mapa de la ISAm ha sido una referencia para todas nosotras, pero entendimos que había llegado el tiempo de actualizarlo y adaptarlo para sacar el máximo partido. Está en proceso, el sábado 27 lo usaremos para ver cómo nos puede ayudar a reconocer espacios clave. Nos ponemos el gorro de estrategas y cual ajedrecistas avezadas, pensaremos las mejores tácticas para movemos por el tablero de juego urbano.

El mapeo es una herramienta más, seguimos además pensando que una clave está en las vías que nos permiten apoyarnos mutuamente, compartir recursos, aprovechar potenciales y desarrollar capacidades: las redes. Le dedicaremos también una parte del encuentro, con la veteranía de la Red Autogestionada de Consumo y de la Red Agroecológica de Lavapies.

Frente a los alimentos sin futuro, huertas agroecológicas

Panel de La Madre Vieja. Exposición Qué comemos… quién nos cuida

Alimentos sin futuro. La agricultura que agota y contamina

La agricultura industrial explota el suelo hasta agotarlo, con un modelo productivo petrodependiente y contaminante en toda la cadena de producción, distribución y consumo (deforestación, maquinaria pesada, fitosanitarios, agrotóxicos, ganadería intensiva, residuos orgánicos, alimentos kilométricos, refrigeración, envasado…). Se estima que la industria agroalimentaria industrial es responsable directa o indirectamente de entre el 47% y el 54% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Seguir leyendo

Agroecología en el Mercado, también por Navidad


Versión completa del video

El 20 de diciembre, ritmos musicales y cocina de temporada para presentar la exposición ¿Qué comemos… quién nos cuida? Llegan las fiestas y las ganas de celebración se sientan a la mesa con nosotras.  A esta mesa se sientan también nuestras contradicciones: nos apegamos a la tradición y volvemos a casa por Navidad canturreando villancicos, pero debajo del brazo llevamos langostinos tropicales y piña. Sin darnos cuenta, olvidamos los impactos que tienen en nuestra sociedad y en el entorno, en la salud, los derechos humanos y la conservación del medio ambiente. Seguir leyendo

Recuperar las legumbres en nuestras dietas y en las de los colegios

legumbres

Legumbres y Suelos

Sin agricultura, difícil alimentarnos. Sin suelo, difiícil tener agricultura. Y sin legumbres, difícil tener buenos suelos. Tenemos claro que nuestro objetivo de conseguir una transición agroecológica del sistema alimentario, pasa entre otras cosas, por recuperar las legumbres en nuestra dieta. Seguir leyendo

MOLA mazo gestionar residuos orgánicos en el barrio

Moneda-social-MOLA-Compostaje

¿Qué es la Mola?

Desde que en la comisión de Biorresiduos y Agrocompostaje empezamos a reunirnos para pensar cómo armar la transición agroecológica en la región, nos acompaña la idea de crear una moneda respaldada en el valor del coste de la gestión de biorresiduso. Y lo trasladamos a la asociación Coopera y Composta -impulsada desde la plataforma Madrid Agroecológico-. Seguir leyendo

Mapas y datos. Tras la pista del consumo y la producción agroecológicas en Madrid

Ver para entender. Entender para actuar. Esos podrían ser los principios que inspiran las herramientas colaborativas de visualización de información que tanto se prodigan en los últimos tiempos. Internet, la web y las nuevas tecnologías han puesto a disposición de colectivos sociales herramientas antes solo al alcance de entidades con muchos recursos. Además los organismos públicos se han visto obligados a hacer pública y accesible una cantidad ingente de información. Pero ¿cómo lo aprovechamos?
Grupos de consumo en Madrid. Visión parcial

Grupos de consumo en Madrid. Visión parcial

Mapas de proyectos y también de redes, relaciones…

Seguir leyendo

Buscamos coles con ganas de impulsar la transición agroecológica de sus comedores

fruta almuerzo autogest1Cada vez más colegios y escuelas infantiles logran introducir algunos alimentos ecológicos en sus comedores; reducen el uso de fritos o eliminan pescados de dudosa calidad y terrible huella socioambiental de sus menús; se organizan colectivamente para fomentar almuerzos saludables; etc.

 

El proyecto  “ALIMENTAR EL CAMBIO: FOMENTO DE LA ALIMENTACIÓN SALUDABLE Y SOSTENIBLE EN CENTROS ESCOLARES DE LA C.M.”, en el que participa Ecocomedores, pretende favorecer dichos cambios. Lanzamos esta convocatoria dirigida a colegios públicos de la Comunidad de Madrid, con el objetivo de favorecer los procesos de transición agroecológica de 5 comunidades escolares durante un curso, con actividades formativas y asesoría técnica.

Seguir leyendo

¿Quién decide qué es ecológico y qué agroecológico? El sentido de las SPGs

Que estén claras las diferencias entre ecológico y qué agroecológico ¿debería importarnos? Y quién decide qué es ecológico y qué agroecológico ¿Debería importarnos también? Creemos que sí, porque nos importa la soberanía alimentaria, porque pensamos que las cuestiones sociales y laborales no pueden quedar relegadas a un segundo plano, porque nos importan lxs campesinxs en resistencia, porque pensamos en ecosistemas y biodiversidad, no solo en términos de insumos y pesticidas y porque queremos recuperar el control social sobre cómo producimos y cómo nos alimentamos. Seguir leyendo

Del campo a la ciudad y de vuelta al campo. Revisamos objetivos

 

Esta plataforma por la agroecología tiene algo de orgánico. Y así como se suceden los ciclos biológicos en la naturaleza, también nos encontramos nosotras de nuevo en un momento de creación, de ideación. Desde que nos pusimos en marcha hace dos años y medio, algunas ideas han sedimentado, algunas se han descartado y otras nuevas se han ido abriendo camino.

En julio nos juntamos para pensar si tiene sentido hablar de “Ciudades agroecológicas para un mundo rural vivo” y actualizamos nuestros objetivos y pensamos potenciales alianzas. (Descargar acta) :

Re-vuelta al campo… ¿se puede vivir del campo?

Seguir leyendo