Operación Pisto: conservas sin desperdicio

Operación Pisto: conservas sin desperdicio

¿Podemos enfrentar el sinsentido del sistema alimentario global en el que conviven derroche y sobreexplotación con hambre y sostenibilidad alimentaria? Madrid Agroecológico y las despensas solidarias lo estamos intentando, a través de la autogestión de respuestas cooperativas que apoyan proyectos agroecológicos precarios, rescatan verduras, las conservan y reparten, para comerlas en invierno.

Aprender a embotar

¿Dónde van las verduras cuando en verano los urbanitas de grupos alternativos de consumo escapan de la ciudad? Llevábamos tiempo pensando en cómo aprovecharlas, por respeto al trabajo de nuestrxs compañerxs agricultorxs y por respeto a la tierra que nos sustenta. Las reflexiones se cruzaron con las que nos urgían a poner la soberanía alimentaria al alcance de las personas en situación más precaria, las que tienen que recurrir a las despensas para hacerse con alimentos.

Que el reto sea enorme, no nos asusta. Vamos dando forma al trabajo colectivo para conectar agroecología y despensas solidarias: rescatando verduras y preparando conservas con hortalizas. Pensamos en cómo organizar talleres de embotado para disfrutar en invierno del sol y las verduras de la huerta de verano.

Tenemos un plan: empezamos en mayo con los talleres de nutrición y en julio pasamos al primer taller de embotado.

Dani, cocinero, nos enseña cómo preparar verduras para embotar. Foto: Virginia

Algunos ingredientes básicos para el taller: Orden, limpieza y cuidado. Tomate, calabacín y pimiento que crecen en abundancia ahora en el campo.

Aprendimos el buen manejo delos utensilios de cocina. Aprendimos a separar los tomates: los maduros para el pisto, los más duros para conservar al natural troceado.

Aprendimos trucos de nutricionista para reducir la acidez del tomate con zanahoria en lugar de azúcar.

Aprendimos a esterilizar con los medios a mano: una olla y agua hirviendo. También cómo se puede conservar tomate natural rallado, aliñado y con una capa protectora de aceite.

Y aprendimos lo importante que es etiquetar, para recordar lo que tiene cada bote y sobre todo, cuándo se ha preparado.

Saberes cotidianos, saberes ancestrales

Elaborar conservas era una práctica doméstica habitual, que en demasiados casos se ha perdido. Ha sido sustituida por la gran industria alimentaria que ofrece todo tipo de conservas y alimentos… a quien lo pueda pagar. Exploramos un camino intermedio que pasa por la gestión en colectivo que asegure relaciones justas en todo el proceso. Y empezamos, en compañía de las buenas gentes de la Despensa solidaria de Carabanchel y Usera-Pradolongo, con las clases de Dani, cocinero en Lavapies.

En el camino nos hemos encontrado con los saberes que nos regalan las compañeras de las despensas, rememorados con cariño vivencias que nos trasladan a sus lugares de origen, Bulgaria, Perú, Paraguay…

Así aprendimos sobre chuño o moraya y la sabiduría andina ancestral, que con sal y sol deshidrata las papas, aprovechando la altitud, la combinación del calor del día y el frío nocturno… y el agua helada de las cumbres.

Nuestro siguiente hito: brigada recolectora a la huerta y jornada de trabajo de embotado. ¡Llegará pronto!

Los tarros casi a punto. Foto: Marta

Asamblea por la transición agroecológica. 2 de julio

Vuelven las asambleas presenciales ¡no os perdáis la del 2 de julio!

La transición agroecológica es más necesaria que nunca. La COVID19 ha puesto de manifiesto la necesidad de dar un vuelco al modelo convencional de producción y distribución de nuestros alimentos, por su impacto sobre nuestra salud y la del planeta, por la necesidad de apoyar al sector primario y al campo, para que sepamos lo que hay detrás de lo que llega a nuestro plato, para que consumir agroecológico esté al alcance de todas y para que sea viable cultivar en agroecológico.

Seguir leyendo

Despensas solidarias y agroecología : embotar para generar nuevas lógicas

Frente a la emergencia alimentaria, desde Madrid Agroecológico trabajamos con varias despensas solidarias madrileñas, reflexionando sobre los vínculos entre solidaridad alimentaria y agroecología

Después de una sesión de autoformación y varias reuniones de trabajo, nos marcamos como objetivo montar un proyecto de elaboración de conservas, para el autoconsumo de las despensas. Permitirá aprovechar los excedentes del verano. Concebido a escala muy local, en distintos barrios madrileños, en Latina, Puente de Vallecas, Tetuán y Usera , vemos este proyecto como oportunidad de experimentar un proyecto de soberanía alimentaria y salir del modelo asistencial de ayuda alimentaria. 

Huerto urbano de la RSP Latina Carabanchel

Abrimos un ciclo de formación en mayo 

Nuestro primer paso es abrir un ciclo de formación, de tres módulos con las despensas solidarias, con el objetivo de aprender lo necesario para embotar y mejorar su nutrición. 

Seguir leyendo

No hay futuro sin soberanía alimentaria #17A Lucha campesina

La Vía Campesina lanza un mensaje claro y rotundo, del que nos hacemos eco: No hay futuro sin soberanía alimentaria y una carta abierta: Europa necesita más campesinos.

Este año vivimos este día reivindicativo desde la experiencia reciente de la vulnerabilidad de nuestro sistema alimentario, que ya sea con Filomena o con el Covid, se ha vuelto más visible. Y sabemos que estos eventos se volverán más frecuentes en los años que vienen. En este periodo de crisis sanitaria y social, de empeoramiento del hambre, apoyar a los campesinos y campesinas que cada día nos permiten comer, es necesario y urgente.

Agroecología campesina y agricultura a pequeña escala

Los agricultores son los que se enfrentan diariamente al cambio climático. También tienen la experiencia y los mejores conocimientos locales y territoriales para adaptarse.

Seguir leyendo

Impulsar la compra pública alimentaria ecológica y de proximidad en Madrid : aprendizajes de Francia

Desde Madrid Agroecológico estamos dando prioridad (una vez más) al tema de la compra pública con atención especial a los proyectos productivos. Pensamos que la compra pública podría ser una herramienta para dinamizar la producción agroecológica y dar nuevas oportunidades a estos proyectos. Para iniciar esta fase de trabajo nos parecía interesante mirar hacía experiencias francesas inspiradoras, que pudieran darnos herramientas para alcanzar compra pública ecológica y de proximidad. 

De hecho, el gobierno francés decidió en 2017 organizar una convocatoria nacional para identificar soluciones que permitieran una justa remuneración de los productores y potenciar la demanda de productos agroecológicos.  Se tradujó en la ley EGAlim, que incorpora nuevas obligaciones en cuanto a la compra pública : en enero de 2022 al menos un  50% de los alimentos deben ser sostenibles y de calidad, incluido al menos un 20% de productos ecológicos o procedentes de agricultura de conservación.

Esta ley permitió desarrollar compra pública ecológica de proximidad a pesar de no incluir expresamente el criterio de proximidad. Esta ausencia se debe a la falta de definición oficial de qué es local y a la necesidad de respetar el código de la compra pública, que impone la libre competencia y la igualdad de tratamiento. En lugar del criterio de proximidad, se pone en valor el criterio de calidad, lo que se traduce en la inclusión de productos certificados con atención especial a la etiqueta ecológica. 

Estas obligaciones pueden parecer a corto plazo una carga adicional para las administraciones, y a menudo se subraya la contradicción entre la obligación de integrar productos de calidad y la de libre competencia.  Sin embargo, algunas ciudades francesas tienen compra pública ecológica de proximidad desde hace más de 10 años y su experiencia ofrece una nueva perspectiva sobre la ley. 

Teniendo en cuenta estas experiencias, se plantean los factores de éxito y herramientas posibles para desarrollar compra pública ecológica de proximidad sin quebrar el principio de libre competencia.  

Cuando el ayuntamiento lidera la producción ecológica : Mouans-Sartoux

El ejemplo francés quizá más conocido y destacable podría ser la ciudad de Mouans-Sartoux  al sur de Francia.  De hecho, su restauración colectiva es 100% ecológica desde 2012, lo que permitió triplicar la superficie agrícola de la ciudad (pasó de 40 a 12 hectáreas).  El proyecto empezó con la crisis de las ‘vacas locas’, que provocó la introducción de carne ecológica en la compra colectiva y progresivamente otros productos ecológicos. El Ayuntamiento quería desarrollar el abastecimiento ecológico, fresco y de proximidad, pero no encontraba suficientes productores locales que tuviesen las capacidades suficientes para abastecer la compra colectiva. Por eso, decidió establecer una “Régie” agrícola, es decir, un espacio municipal cedido a productores que venden directamente al Ayuntamiento. Con 6 hectáreas, produce el 85% de las necesidades de verduras de la restauración colectiva de la ciudad. 

Para que los pequeños productores pudieran acceder a las licitaciones de compra pública, la ciudad decidió reducir los lotes, comprar en gran cantidad a granel y respetar la temporada. En cuanto a los mercados públicos, el ayuntamiento cambió los criterios de selección para que el precio no fuera el único objeto de estudio : se puntúa un 40% a la calidad, 30% al precio y 30% al valor ambiental. 

En cuanto al derecho europeo de libre competencia, la selección de productores incluye una dimensión pedagógica como, por ejemplo, la posibilidad de que los alumnos visiten la explotación.

Una respuesta frecuente a la compra pública ecológica es el miedo al aumento de precio. Sin embargo, en Mouans-Sartoux el precio de las materias primas es de  2,01 € , es decir, en la media de una comida convencional (entre 1,50 y 2,00 €). Para que el precio se mantenga el Ayuntamiento ha activado cuatro mecanismos : 

  • Reducción del 80 % del desperdicio,  lo que permitió ganar 20 céntimos por comida
  • Compra de productos brutos frescos, de temporada y a granel
  • No se compra sin conocer el precio antes del pedido
  • Reducción del contenido de carne  

Frente a la popularidad de estas medidas y para que otras ciudades pudieran ver la viabilidad del proyecto, Mouans-Sartoux decidió crear redes de intercambio de buenas prácticas entre las que se encuentra la metodología, diagnósticos y acompañamiento técnico de las colectividades. 

A nivel europeo existe la red “Biocanteens” que reúne 7 ciudades. El objetivo es la transferencia de buenas prácticas y hacer uso de la restauración colectiva como motor para una política medioambiental global. 

Los comedores escolares, motores de cambio : Bouvron

Otro ejemplo muy inspirador es el proyecto de Bouvron, un pequeño pueblo rural situado cerca de Nantes, al oeste de Francia. Su modelo de restauración colectiva es una referencia por su abastecimiento en productos 100% ecológicos desde 2008. La originalidad reside en que el comedor escolar está gestionado por padres y madres de escolares a través de una asociación : “Les Petits Palais” que ahora cuenta con 6 empleados. 

Esta compra pública ecológica fue posible gracias a la fuerte implicación del ayuntamiento a través de la financiación de infraestructuras desde 2005 : se implementó una “légumerie” (taller de transformación de las verduras), una célula de enfriamiento rápida, y otros equipamiento para la peladura y la cocción.

 “La verdadera revolución no es el cambio drástico al consumo ecológico y de proximidad, sino que el uso de productos frescos no transformados supongan  el cambio de las prácticas”

Laurent Bissery, adjunto a las escuelas y anterior presidente  de la asociación “Petits Palais.”

Como en Mouans-Sartoux el precio no ha aumentado tanto porque hubo menos gastos gracias a compras de productos no transformados y frescos y a la lucha contra el desperdicio.  El proyecto empezó con talleres con los padres y con productores locales para que cada uno entienda las limitaciones de cada parte y las reglas sanitarias. 

La introducción de productos biológicos empezó en 2007 y fue muy progresiva  : se incorporaba un producto por mes.  La progresividad permitió que el sector de producción se organizara y adaptara a las especificidades de la  compra pública poco a poco. Se alcanzaron comidas el 100% ecológicas con un sobrecosto de 0.20 céntimos por comida, encargado por el Ayuntamiento. En cuanto a la logística el cocinero compra directamente a los productos o pasa por el grupo de alimentación biológicas de su provincia. 

Conectar producción con compra pública

Tras la ley EGAlim muchas  herramientas numéricas han surgido para facilitar la vinculación entre gestores y productores de proximidad. Entre ellas la plataforma  Agrilocal que pone en relación productores locales con estructuras públicas sin intermediario. Es una red nacional que se declinan a diferentes escalas (provincias, ciudades etc). Esta herramienta gratuita facilita el cumplimiento de los objetivos de la ley EGAlim. Funciona con criterios, respeta la libre competencia y la trazabilidad. Permite una seguridad jurídica facilita los trámites administrativos. Los productores pueden ver las consultas/asesorías de los restaurantes.  La plataforma debe ser instalada a la escala local por una administración pública/una colectividad, no está abierta a entidades privadas. 

Más allá de la restauración colectiva Agrilocal es una herramienta utilizada por colectividades para dinamizar proyectos más globales de alimentación en su territorio. La provincia del Finistère francés utiliza la plataforma para crear una dinámica en el territorio y federar los múltiples actores en su política alimentaria. 

Ese tipo de herramientas numéricas no sólo existe en Francia sino también en España. En las Islas Canarias en su programa  “Ecocomedores de Canarias” han puesto en marcha una plataforma online que permite coordinar la oferta de los productores. 

Así existen varias soluciones para desarollar compra pública ecológica y de proximidad respetando la libre competencia : es posible trabajar sobre la redacción de los mercados públicos, estudiar la oferta local, definir los criterios de selección en función de objetivos medioambientales. 

Las experiencias francesas destacan varios factores de éxito como la introducción progresiva de productos ecológicos, la lucha contra el desperdicio,  el apoyo sobre redes nacionales o europeas, la concertación con las familias y la dimensión pedagógica con los niños.  Sobre todo es la voluntad política del Ayuntamiento que permite tener un verdadero éxito por su capacidad de coordinar los retos de la compra pública con una política alimentaria global. 

Estamos en Red: PAUSA-Agroecología, Urbanismo y Sistemas Alimentarios

Bombardeo de datos

En Madrid Agroecológico nos sentimos muy identifciadas con el diagnóstico que hacía PAUSA: ” la ausencia de un canal claro de acceso a información sobre investigaciones y estudios en estos temas, es una de las causas que conducen a la sucesiva repetición de investigaciones, que duplican esfuerzos y no aprovechan adecuadamente energías ni tiempos dedicados a la investigación”. Aquí llegan peticiones de información y entrevistas para estudios que se repiten una y otra vez.

Por otro lado, vivimos en el mundo del Big Data, cada vez hay más datos de casi todo… pero sigue faltando información básica. Con los datos se repite lo que sucede en otras esferas, conviven sobreabundancia con las carencias más básicas. A pesar de todas las estadísticas y bases, no sabemos cuántos proyectos agroecológicos realmente hay en la bioregión de Madrid, ni cuánto de lo que comemos se ha producido en proximidad… por citar solo dos ejemplos.

Con esas preocupaciones en la cabeza, nos metimos en la Red PAUSA, que en diciembre estrenó web y que ahora os presentamos.

Temas de la red PAUSA: Alimentación, territorio, mamejo agrario...

Red para compartir conocimiento

El Grupo Operativo PAUSA, dirigido por el IMIDRA dentro del Programa de Desarrollo Rural PDR18, se constituyó a finales de 2018 con el objetivo de generar un espacio que hiciera más accesible el conocimiento – investigaciones, estudios, datos abiertos y resultados- en los ámbitos de la agricultura ecológica, el urbanismo y la ordenación del territorio de proximidad y los sistemas alimentarios sostenibles en la Comunidad de Madrid. También buscaba favorecer la generación de datos colaborativos y conocimiento en estos temas.

Madrid Agroecológico forma parte de la red PAUSA y esperamos contribuir a la plataforma y a la Web PAUSA, una de las herramientas del Grupo Operativo, para conseguir un entorno favorable para la cooperación e intercambio de investigaciones y resultado con acceso a la información de: 

  • La Red PAUSA, formada en la actualidad por 16 entidades (7 pertenecientes al Grupo Operativo), cinco de ella vinculadas a la investigación; siete entidades que desarrollan su actividad en los ámbitos que abarca la plataforma PAUSA (cooperativas, asociaciones, redes y fundaciones), tres entidades representantes del sector primario y un grupo operativo de otra comunidad. La conformación de esta red se ha realizado mediante la adhesión a un marco de colaboración que define los objetivos y los derechos y compromisos derivados de la pertenencia a misma. 
  • La Red de fincas experimentales se encuentra actualmente en proceso de formación. Para la conformación de esta red, que servirá como estructura que permita generación colaborativa de datos desde la producción, se define el procedimiento para la sistematización y armonización de las estructuras de las bases de datos. La red abarca diferentes sectores productivos (hortícola, ganadería, olivar, etc.) y diferentes sistemas de producción (en conversión, ecológico certificado y agroecológico). Algunas de ellas contarán con una estación para la recogida de parámetros climáticos “a escala de finca”.
  • La Plataforma PAUSA, visor espacial de investigaciones e infraestructura de datos abiertos (open acces data), con motor de búsqueda por categorías y vinculada a una infraestructura de datos espaciales (IDE) con enlaces a repositorios documentales de publicaciones y datos. Conlleva la creación de un modelo de datos normalizados, con el fin de determinar el modo de almacenar, organizar y manipular los contenidos que estará relacionada con las temáticas o categorías que posteriormente darán acceso a los mismos.

Agroecología y solidaridad: nuevas lógicas ante la emergencia alimentaria

Desde Madrid Agroecológico estamos explorando posibilidades de conectar las despensas solidarias con proyectos agroecológicos. Creemos que la respuesta a la emergencia alimentaria y la “ayuda” alimentaria  no debería basarse en aportar alimentos que se compran en las grandes superficies, que son parte del mismo modelo productivo y de consumo que genera exclusión.

Buscando experiencias emancipadoras de las que aprender, el lunes 23 disfrutamos una sesión de autoformación con compañeras de Alterbanc, la Yumba Cooperativa y la Villana de Vallekas. Nos dieron algunas claves sobre las que seguir trabajando:

Seguir leyendo

Aprendiendo a enlazar despensas solidarias y proyectos agroecológicos

Aprendiendo a enlazar despensas solidarias y proyectos agroecológicos

En mayo abrimos un proceso para conectar agroecología y despensas solidarias. Sabemos que la transición agroecológica pasa entre otras cosas, por transformar los modelos de protección y “que contribuyan a la soberanía alimentaria en lugar de reforzar el sistema alimentario global que agudiza la desigualdad y las dependencias. Ahora nos regalamos una jornada de autoformación abierta, para conocer cómo están funcionando varias iniciativas solidarias frente a la emergencia alimentaria y tener más herramientas para replicarlas con colectivos locales por los territorios.

Será el LUNES 23 de NOVIEMBRE, de 17 a 19 horas, por videoconferencia. Abierta a todas las personas interesadas, previa inscripción en: https://forms.gle/D6kSuANCAyD8GAir8

Alterbanc, Barcelona

Alterbanc es un nuevo modelo de Banco de Alimentos, que nace a raíz de la COVID-19 y constituye una alianza entre las redes de apoyo vecinal y el campesinado agroecológico. Con el sopoerte de Ecocentral, se creó una red entre habitantes de los barrios Congrés-Indians y Nou Barris, en Barcelona, y pueblos de Catalunya para entregar canastas con productos orgánicos a familias afectadas por la crisis económica causada por la pandemia. Uno de sus impulsores, Fernando «Topo» Saz, President d’Ecologistes en Acció de Catalunya nos explicará en detalle el funcionamiento.   

Seguir leyendo

La transición agroecológica echa raíces. Asambleas itinerantes de otoño

Con una PAC decepcionante y nada ambiciosa y un gobierno regional al que no le importa mucho la agricultura, los cambios en el sistema alimentario y en la agricultura solo llegarán si consolidamos alternativas y nos organizamos para presionar.

La transición agroecológica necesita echar raíces y para ello, desde la Plataforma Madrid Agroecológico, organizamos asambleas itinerantes por distintos territorios de la Comunidad. La primera de ellas, será el sábado 31 de octubre, de 17 a 19 horas, en Leganés.

Llevamos desde 2015 implicadas en la articulación de colectivos, difundiendo redes de alimentación alternativas y facilitando relaciones directas entre producción y consumo, y por otro lado busca cambiar (y co-producir) políticas públicas.

A raíz de la crisis del Covid-19, hubo una movilización sin precedentes a favor de la alimentación de proximidad. A nivel Estatal, se lanzó la campaña #SOSCampesinado, que tuvo su réplica en la Comunidad de Madrid a la que las organizaciones sociales demandamos medidas que favorezcan el desarrollo y fomento de la agroecología y el consumo de productos de cercanía. También nos implicamos en despensas solidarias y la red de cuidados que se generó. Ahora buscan conectarse con colectivos y grupos locales que tienen interés en unas dietas saludables, en la soberanía alimentaria y un mundo rural vivo.

Sin transición agroecológica, no hay mundo rural posible 

Vivimos en un territorio muy urbanizado y que centra su estrategia de desarrollo en el sector servicios, despreciando al sector primario. En la Comunidad cada vez hay menos suelo agrario (se han perdido 75.000 hectáreas en los últimos 30 años), se ha reducido a la mitad el número de explotaciones, con menos personas dedicadas a la agricultura.

Por otra parte, lo que comemos es cada vez menos nutritivo y viene de más lejos, con el consiguiente impacto sobre nuestra salud y la del planeta. Para que se pueda vivir del campo y en el campo y para que nos alimentemos con salud y con justicia, necesitamos darle un vuelco al sistema alimentario, que sepamos lo que hay detrás de lo que llega a nuestro plato, que consumir agroecológico esté al alcance de todas y que sea más fácil cultivar en agroecológico.

Enraizar transiciones, tejer redes colectivas

Desde el 31 de octubre, y durante todo noviembre tendrán lugar las asambleas virtuales, con dinámicas participativas e interactivas, es una oportunidad para ampliar apoyos para la Campaña SOS Campesinado, conectar luchas de colectivos, locales con las demandas de la Campaña, para generar sinergias y encontrar apoyos para creación/consolidación de rede alternativas de alimentación (grupos de consumo, comedores ecológicos, etc). También es una buena ocasión para completar el mapa que visibiliza alternativas de producción y consumo de la plataforma.

Estamos hablando con colectivos en Leganés, Perales, Bustarviejo y Vallecas. Los tenemos en la agenda… y nos encantaría que se extendiera la idea por otros territorios 

Se puede participar enviando un mensaje a madridagroecologico@gmail.com o rellenando el siguiente formulario.

#AlimentaciónEsSalud y Soberanía Alimentaria es Derecho

#AlimentaciónEsSalud  y Soberanía Alimentaria es Derecho
Imagen de la campaña #AlimentacionEsSalud

Madrid Agroecológico nos hemos incorporado al Consejo de Organizaciones Sociales de la Red de Ciudades por la Agroecología y llegamos justo a tiempo para sumarnos a su campaña 16O #AlimentacionEsSalud. El 16 de octubre, Día Mundial de la Alimentación las redes se han llenado de mensajes alertando sobre la fragilidad del sistema alimentario mundial. ¿Qué podemos hacer? ¿Qué aportamos desde la agroecología y la soberanía alimentaria?

Seguir leyendo